Buscar
04:50h. Domingo, 23 de Septiembre de 2018

Entrevista a Mari Carmen de la Cruz, de Muebles La Liberal

Mª Carmen de la Cruz: "Los dueños de los bajos deben de bajar los alquileres"

Mari Carmen de la Cruz, 49 años trabajando en Muebles la Liberal. Una larga trayectoria de una mujer, en la misma empresa, primero trabajó como empleada y en el momento oportuno optó por quedarse con el negocio y se puso al frente de él. Serena, con mucha claridad profesional, apegada al barrio, muy sensible con la difícil situación que toca vivir, que tiene la pericia del “saber estar”. Propietaria de Muebles la Liberal ubicado en Diego Delicado, 4.

Mari Carmen de la Cruz, de Muebles la Liberal
Mari Carmen de la Cruz, de Muebles la Liberal

- Mari Carmen, ¿cómo ves la situación actual del comercio de barrio?

- Es un barrio que quiero mucho y que ahora me da mucha pena. Ha sido un barrio muy bonito, con muchísima vida y ahora tengo la sensación de que se derrumba. Percibo que la gente está entristecida, hay mucha soledad. También digo que hay mucha vecindad, muy buen “rollo” entre los vecinos, nos queremos mucho y son clientes muy fieles, muy cercanos.

- ¿Cómo crees que puede defenderse el negocio de barrio?

- Hay algo que es muy importante y tengo que destacar, los dueños de los bajos deben de bajar los precios, las cosas no están bien para nadie y los precios de los bajos están muy altos. Ellos, los dueños de locales, son una de las claves para ayudar a que los negocios se mantengan y para que puedan abrir nuevos negocios. Fíjate, en el barrio se necesita de todo, tanto en servicios como en productos, vivimos en un barrio de mucha gente mayor y tienen todas las necesidades y muchas veces no encuentran lo que necesitan. Además la gente mayor no va a comprar a las grandes superficies, son vecinos fieles al comercio de barrio.

- ¿De qué manera podrían las instituciones (Ayuntamiento, Xunta de Galicia, Gobierno) apoyar al comercio de barrio?

La iluminación es fundamental, el Ayuntamiento debe mantener iluminadas las calles, te cuento los vecinos me dan las gracias por tener la luz del escaparate encendida hasta las 11 de la noche, porque la calle se queda a oscuras y no se ve. También deben exigirles a los propietarios que tienen los bajos cerrados que los mantengan limpios.El autobús cruzaba toda la Avenida de los Mallos, creo que ayudaría que el autobús volviera a cruzar toda la avenida.

- ¿Qué ha implicado y que implica ser mujer y tener un negocio?

- Siempre he estado rodeada de hombres en el trabajo, primero como empleada y luego como jefa y te digo que siempre me he sentido muy respetada. Siempre me mantuve muy “en mi sitio”, estamos en el trabajo y venimos a trabajar, he respetado y me han respetado. Yo nunca he mezclado lo profesional con lo personal ó con la diversión, siempre he tenido esos ámbitos muy diferenciados y para mí ha sido un acierto. A mis empleados los valoro mucho, son muy buenos profesionales, trabajamos en equipo y cada uno sabe el lugar y la función que ocupa.

En cuanto a la conciliación del trabajo y la vida familiar, me ha resultado difícil, cuando mis hijos eran pequeños, era mi madre la que los cuidaba, mi jefe me complico mucho el poder disfrutar del cuidado de mis hijos y ahora, que no dependo de un jefe, mis hijos son mayores. En la situación actual  tengo que compaginar mis obligaciones familiares y mi vida laboral, mucha organización.

- Mari Carmen, ¿qué les dirías a los vecinos?

- Les diría que protejan al comercio, que compren en él. La alegría de un barrio lleno de vida, de posibles puestos de trabajo, de confianza entre todos. Mi experiencia es tener un amigo a pie de calle, los clientes y vecinos en muchísimos casos somos amigos y hacemos muchas cosas unos por otros en donde lo comercial queda en segundo plano.

Por último quiero destacar que tenemos que poner un poco entre todos, los propietarios deben de bajar los alquileres, el comerciante abrir el comercio, el Concello mantener limpio e iluminado el barrio y los vecinos comprar en el barrio.