Buscar
01:46h. Martes, 17 de Julio de 2018

HABLAMOS CON ESTHER LÓPEZ, UNA EMPRESARIA QUE LLEVA 42 AÑOS AL FRENTE DE A NOVA LANCHIÑA

Esther López: “Las adminstraciones deben poner los mecanismos para que el turismo llegue a los barrios”

- ¿Cómo ves la situación actual del comercio de barrio?

- Ha dado un vuelco rotundo. El cambio de moneda, la crisis, las grandes superficies... todas estas circunstancias hicieron desaparecer muy buenas tiendas que había en Los Mallos.
 

Esther López, de A Nova Lanchiña
Esther López, de A Nova Lanchiña

En cuanto a nuestro negocio, no podemos quejarnos en absoluto, hemos crecido y nos hemos ido convirtiendo en un referente dentro de nuestro sector. Ya sabes que Los Mallos tiene fama de zona de pulpeiras y viene gente de toda la ciudad y muchos turistas. En este momento nosotros nos hemos planteado, en la pulpeira de Eusebio da Guarda en ampliar el local. No podemos quejarnos.

- ¿De qué manera el comercio de barrio puede “defenderse”?

- Yo creo que especializándose, el centrarte en una especialidad y ser muy bueno en ello.

- ¿De qué manera podrían las instituciones (Ayuntamiento, Xunta, Gobierno...) apoyar al comercio de barrio?

- Deberían ayudar a los barrios, pagamos impuestos como en el centro y no tenemos las mismas oportunidades.
Por ejemplo, deben poner los mecanismos para que el turismo llegue a los barrios, acciones que motiven, en verano los barrios se quedan vacíos, se necesitan hacer eventos, distintas acciones para atraer a la gente a los barrios. También necesitamos más iluminación y tienen que hacer algo con la limpieza, las cacas y el pis de los perros son un problema.
Hay muchos locales cerrados y edificios antiguos abandonados, se debe incentivar que se arreglen por medio de subvenciones o de lo que consideren, pero tienen que promover el cuidado y la renovación. Y animo a que los negocios tanto de hostelería como todo tipo de comercio se renueven, cuiden su imagen y la mejoren.

- ¿Cómo has llevado y llevas la conciliación de tu vida laboral y familiar?

- Cuando tuve a mi hijo no pude dedicarle el tiempo que me hubiese gustado, fue mi madre quien me ayudó y siempre se lo agradecí. Al principio, cuando comenzamos con el negocio, mi marido, mi hermano mayor, mi cuñada y yo le dedicamos todo el tiempo, el negocio lo necesitaba y tuvimos que organizarnos lo mejor posible para llevar tanto lo personal como lo laboral en conjunto. También tuvimos durante 12 años una tienda de ropa infantil, mi cuñada Pilar y yo estábamos al frente de la tienda y llegó un momento que decidimos centrarnos sólo en el pulpo. Como mujer, no me he sentido con dificultades añadidas, siempre he estado muy arropada por mi familia y siempre me he centrado en ir paso a paso progresando adecuadamente.