Buscar
10:51h. Viernes, 21 de Septiembre de 2018
"...con la escopeta preparada..."
"...con la escopeta preparada..."

Yo creo que todos lo estamos percibiendo, que se respira, que estamos cabreados, violentos, con la escopeta preparada para disparar...

Y es verdad, razones no faltan, tanto los medios de información, como las redes sociales, no dejan de darnos “munición”. Nadie puede negar que tenemos un montón de problemas, y lo que es peor, todos nos dicen los problemas que tenemos, como si nosotros no los supiéramos ya,  pero nadie nos da soluciones. Eso sí, nos dicen quién tiene la culpa, y normalmente, los que nos lo dicen no comparten realmente nuestros problemas, ellos no tienen nuestros sueldos, ni están en el paro (y estoy pensando no sólo en políticos, también en los creadores de opinión).

Nosotros,  aunque suene mal, somos: “LAS MASAS” y a las masas se las manipula, se las trabaja, (igual que para hacer el pan). Y según nuestro entorno, según nuestras lecturas, nos están situando unos frente a otros, no tratan de convencer con razones, de analizar los pros y los contras, no, no, la línea argumental es: EL OTRO ES UN SINVERGÜENZA, por lo tanto: YO TENGO RAZÓN .

Seremos “masas” pero tenemos inteligencia, y pensando por nuestra cuenta,   sabemos que hay buenos y malos en todas partes, que catalogar personas o ideas generalizando, no conduce a la verdad,  que juzgar conociendo solamente una versión, aunque nos la repitan muchas veces, no es la manera de hacerse una idea sensata.

Pienso, de verdad, que nosotros los ciudadanos, los vecinos, los comerciantes, tenemos que luchar por nuestra felicidad, por nuestro bienestar, y eso hay que hacerlo sin odio, con diálogo, con los oídos muy abiertos en todas direcciones, reclamando nuestros derechos con la fuerza de la unión, no del odio. No contra nadie, más bien a nuestro favor, defendiendo lo que queremos sin mencionar siguiera lo que no queremos. Nada de “contra ellos” sino “con nosotros”. Si no comenzamos a ser nosotros mismos, terminaremos gastando nuestras fuerzas en fastidiar a los demás.

Vivimos una época que está “empachada” de información, esa información la tenemos que “digerir” y para eso tenemos que “comer” de todo, no alimentarnos solamente con ideas de una clase. Y por ultimo ayudar a la “digestión” con comprensión y paz.