Infancia sin papeles

Más de 147.000 niños y niñas están creciendo en España con dificultades para acceder a los derechos más básicos

La Fundación por Causa y Save the Children presentan un informe sobre las consecuencias de no tener papeles en los niños y las niñas en España
Más de 147.000 niños y niñas están creciendo en España con dificultades para acceder a los derechos más básicos
Crecer sin papeles en España
Crecer sin papeles en España (portada del informe)

"Sady se quedaba en casa cuando el resto de su clase de primaria en Jaca (Huesca) viajaba de excursión a Francia.

Hija de una mujer paraguaya y sin papeles que logró su permiso temporal de residencia a base de volar bajo y cuidar durante años a una anciana con alzhéimer, el pánico a una deportación que las separase marcó el tono de aquellos primeros años en nuestro país. “Entonces no lo entendía, ahora sí”, recuerda la madre, “entonces me echaba la culpa a mí”. “Me venían sus amigos y me decían que Sady tenía que ir, pensaban que yo no le dejaba. Un día les dije que Sady no tenía en orden los papeles y un crío me decía ‘pues ve a la librería y los arreglas y así puede venirse con nosotros’. No lo entendían, claro, qué van a entender”.

Si existe un denominador común de las historias recogidas por Save the Children y la Fundación por Causa para la elaboración de este informe, ese es el miedo. La rutina más cotidiana de decenas de miles de personas en nuestro país está empapada del temor a llamar la atención, a ser identificadas, a despertar cualquier sospecha que atraiga la atención de las autoridades y destruya de un plumazo el esfuerzo y las esperanzas acumuladas durante años.

En el caso de los niños, niñas y adolescentes, este miedo inexpresable se traduce en consecuencias personales y profesionales con las que cargarán de por vida.

Este informe ofrece una fotografía actualizada de la realidad de la infancia migrante que vive en España en situación administrativa irregular. A lo largo y ancho del planeta, la existencia de población extranjera sin papeles se ha traducido en una suerte de estado de excepción que antepone esta circunstancia a cualquier otra, incluyendo la condición de niño. La posibilidad de haber cruzado una frontera o residir en un país sin la autorización pertinente establece de facto una realidad en la que una parte de la sociedad se sitúa un escalón por debajo del resto en lo que respecta al reconocimiento formal y práctico de sus derechos. Una situación tan injusta como evitable.

Las decisiones de los próximos meses podrían poner fin a esta injusticia."

Descarga el informe

Comentarios
Más de 147.000 niños y niñas están creciendo en España con dificultades para acceder a los derechos más básicos