SALVAMENTO MARÍTIMO

El deber de salvar: conferencia en Roma Tre

El Deber de Salvar es una conferencia que tuvo lugar el pasado viernes en Roma Tre sobre el derecho del mar, la política de las murallas y la zona del SAR libio.

El deber de salvar: conferencia en Roma Tre
El deber de salvar: conferencia en Roma Tre (Imagen de Fulvio Faro)
El deber de salvar: conferencia en Roma Tre (Imagen de Fulvio Faro)

Pressenza | 28.05.2019 - Roma, Fulvio Faro - Redazione Italia

Dividida entre el análisis exhaustivo para intentar tener una imagen clara de una situación en deterioro progresivo y el encontrar los medios adecuados de denuncia y acción para no tener que ser testigos inútiles del incremento de las muertes en el Mediterráneo y más allá de sus fronteras, la conferencia se celebró en la sede de Jurisprudencia en Roma, en el tercer piso del Palacio de Congresos de Roma, el viernes 24 de mayo de 2019, bajo el título de: el deber de salvar.

Después de la bienvenida del Director del Departamento Giovanni Serges y del Director del Departamento de Ciencias de la Educación Massimiliano Fiorucci, corresponde al abogado Arturo Salerni, presidente del Comité «Verdad y Justicia para los Nuevos Desaparecidos del Mediterráneo», promotor de la conferencia, el presentar el tema. Resume el fenómeno actual, que comenzó en los años 90, pero se agudizó en los últimos 12 años, en los que las migraciones económicas se superponen a las de los refugiados, miles de muertos, hijos de la incapacidad de garantizar el derecho de asilo, del progresivo levantamiento de los muros en las fronteras y, sobre todo, de la criminalización del fenómeno de las migraciones.

Después del breve intento con el lanzamiento de la operación «Mare Nostrum» de hacerse cargo por el Estado de rescatar barcos en dificultad, ha habido políticas que han empeorado drásticamente con los dos últimos gobiernos y con los dos últimos departamentos del Interior, presididos primero por Marco Minniti y luego por el actual Matteo Salvini. Al final de su discurso Salerni señala con el dedo a la acusación sobre la confutabilidad de la existencia de la tan ostentosa zona llamada Sar Libia, esa franja de mar mucho más ancha que las aguas territoriales libias que debería ser el área de intervención para el rescate por una formación «fantasma» de patrullas libias. Básicamente no acatas la obligación de rescatar, te vuelves hacia el otro lado mientras se hacen rechazos brutales al infierno de los campos de prisioneros libios o peor aún tienes la «desaparición» y el olvido en mar abierto. ¿Cómo se puede refutar la existencia de SAR Libia y el vergonzoso trueque entre Italia y lo que queda de Libia descubierto a los ojos de la opinión pública y de las instituciones?

A continuación, sigue la intervención de Gregorio de Falco, conocido por dos razones: haber sido, como jefe de la sección operativa de la Autoridad Portuaria de Livorno, quien «instó» al comandante Schettino a volver a bordo del crucero Costa-Concordia varado y hundido en las aguas de la isla de Giglio, por oponerse públicamente a la política de cierre de los puertos del ministro Salvini, siendo entretanto senador electo a partir de las listas del Movimiento 5 Estrellas, del que se disoció. La intervención del senador se centra en el deber humano y ético, más que legal, de quienes tienen la responsabilidad en el mar de cumplir plenamente con su deber, que es el de salvar a las personas que están en peligro de muerte. Defiende el trabajo de las ONG que han intervenido para sustituir el vacío creado por el cese de las operaciones de «Mare Nostrum» y considera que el SAR libio es inexistente, ya que una zona delimitada debe tener requisitos que no se dan: el Estado ribereño responsable debe tener la facultad de coordinar las operaciones de rescate, debe tener conocimiento inmediato de la situación y debe tener la pronta y coordinada salida al mar de los medios de intervención adecuados, lo que desemboca en el rescate de cualquier náufrago, no migrante, sino náufrago en primer lugar. Elementos que no posee lo que queda del estado libio, por lo que debe considerarse inexistente la zona del Search and Rescue de Libia. Lo que sí puede perjudicar y dañar son los rechazos en las costas libias. En realidad, todos los mensajes de intervención se registran con la fórmula «en lugar de», por lo que son los italianos los que dirigen las operaciones en lugar de las fuerzas libias. ¿Quiénes son ellos? Se pregunta a sí mismo. Enumera una serie de omisiones y deficiencias del Estado en estos últimos casos, como la de los Diciotti y, por último, recuerda que Lampedusa está más cerca de la costa italiana de Malta, por lo que en estas rutas tuvo que intervenir Italia y no Malta.

Le sucede además el abogado Stefano Greco, especializado en derecho penal, derecho del mar e inmigración, y que sigue numerosos casos sobre las masacres ocurridas en el Mediterráneo. A partir de una visión bastante completa de las regulaciones y «agujeros» que se abren en su interior para las acciones de los Estados del Mediterráneo. En cualquier caso, señala que, aunque no sea en la zona SAR ni en las aguas territoriales, la obligación legal de los Estados de intervenir no cesa.

Claudio Tognonato, profesor de ciencias de la educación en Roma Tre, y exiliado durante la dictadura argentina de los años 70, «rompe» la larga inclinación técnica que llevaba la conferencia y enfatiza en «qué hacer» más allá de las palabras que a veces restan y que no dan fuerza a la acción. Habla de responsabilidad, hay una responsabilidad del Estado, pero en estos casos, como en el caso del nazismo-fascismo y las dictaduras sudamericanas, la responsabilidad es de todos. ¿Por qué es posible todo esto? Porque todos lo hacemos posible, dice Tognonato. ¿Qué podemos hacer? Palabras, leyes, si no se aplican son palabras muertas. Para ello necesitamos compromiso, trabajo, necesitamos una sociedad activa, una comunidad que dé fuerza a las iniciativas. Necesitamos coherencia.

Finalmente, el ex cónsul Enrico Calamai, conocido como el «Schindler de Buenos Aires» por haber salvado como cónsul en Argentina a miles de personas perseguidas por la dictadura (incluyendo al profesor Tognonato), cierra. El suyo es un sincero llamado a identificar inmediatamente una línea de acción que pueda ser efectiva y que detenga la masacre en el mar, y a movilizarse en esta dirección.

Salimos de la sala que nos acogió con esa sensación de saber qué es lo que hay que hacer, pero sin poder desplegar todas las fuerzas efectivas para superar esta «ola anómala» de indiferencia, cinismo y, finalmente, de crueldad que se convierte en ley y práctica social.

Comentarios
El deber de salvar: conferencia en Roma Tre