DERECHOS HUMANOS

Lanzamiento de la candidatura de Riace al Premio Nobel de la Paz

El Teatro Palladium, en el corazón de la Garbatella, uno de los barrios de Roma que se ha mantenido con un alma más popular, tiene una capacidad para 500 asientos. Pero eso no fue suficiente, están los que se quedaron afuera, los que se sentaron en el suelo, los que estaban de pie y no para asistir a un espectáculo. O mejor dicho, el espectáculo al principio era una representación en la que la solidaridad, la lucha contra la injusticia, el deseo de superarla, se funden con un mensaje sencillo y directo: “No tienes que estar solo”. “Debemos enfrentar las desigualdades y los males del planeta juntos, contra aquellos que las determinan”. Y para ponerlo en escena, adolescentes, niños y niñas capaces de impresionarse.

Lanzamiento de la candidatura de Riace al Premio Nobel de la Paz
Lanzamiento de la candidatura de Riace al Premio Nobel de la Paz
Lanzamiento de la candidatura de Riace al Premio Nobel de la Paz

Pressenza 27.12.2018 Stefano Galieni

Pero el punto culminante de la larga velada estuvo ligado a una iniciativa ya en preparación, el lanzamiento de la candidatura del país de Riace y de su alcalde exiliado, Mimmo Lucano, al Premio Nobel de la Paz. Ya hay muchos académicos y representantes políticos que han firmado el llamamiento y muchos ciudadanos comunes y corrientes, y organizaciones que simplemente quieren apoyar la propuesta (las referencias están en www.left.it). En Italia, pero también en varios países europeos, porque el caso Riace hace tiempo que ha cruzado las fronteras nacionales y se ha convertido, con todas sus contradicciones, en un ejemplo de cómo la construcción de puentes es más eficaz que la construcción de muros y alambradas de púas.

La velada, organizada por Left, VIII Municipio de Roma, Red de Municipios Solidarios (ReCoSol), CISDA (Coordinación Italiana de Apoyo a las Mujeres Afganas), Un Ponte Per y otros, contó con la presencia de personalidades de la cultura y el entretenimiento, políticos y personas comprometidas con la defensa de un modelo de sociedad diferente. Entre los ponentes se encontraban el presidente de la Región del Lacio, Nicola Zingaretti (candidato a secretario del PD), la eurodiputada Eleonora Forenza (Refundación, GUE/NGL), el vicepresidente del Parlamento griego, Tasia Christodoulopoulou, el padre Alex Zanotelli, el poeta y refugiado de Mali, Soumalia Djawara, el líder de los nómadas, Danilo Sacco, que presentó una canción dedicada a Riace. Al no poder estar presente, Erri De Luca ha enviado un breve y espléndido vídeo en el que defiende el apoyo a un Premio Nobel que involucra a toda una comunidad. Para dirigir la ceremonia, Simona Maggiorelli, directora de Left, Amedeo Ciaccheri, presidente del Ayuntamiento y Mimmo Rizzuti, de ReCoSol.

Es difícil, si no imposible, resumir en pocas líneas las muchas sugerencias e ideas para la reflexión ofrecidas en esta noche, que tuvo como leitmotiv el concepto filosófico que concierne a gran parte del continente africano de “Ubuntu”, contado por Pierre Cabeza, activista y presidente de la Asociación para la Paz en el Congo: un término difícil de traducir, una forma de vivir y relacionarse con el mundo que de hecho toma la forma de la idea de que ninguno de nosotros es algo excepto en una relación perenne e igualitaria con los demás. Más de tres horas de intervenciones, en las que la historia del pequeño pueblo de la costa jónica calabresa ha sido retomada desde diferentes y particulares puntos de vista: el de un país que ha derrotado tantos prejuicios, el de un lugar condenado a la marginalidad y atacado por una represión violenta y, en cierto modo, sin sentido, el de un lugar que se ha convertido en un símbolo por el cual debo/debemos, en muchos sentidos, reaccionar.

Y la conmovedora y apasionada intervención de Mimmo Lucano, interrumpida continuamente por las largas ovaciones, fue la respuesta adecuada para aquellos que quisieran destruir esta experiencia, que en Europa central se considera simplemente extraordinaria. Lucano ha elegido, una vez más, no callar. Para contar y ser contado en una historia personal y política que lo ha visto comprometido durante veinte años, siempre con el apoyo de sus conciudadanos que lo han reelegido alcalde en tres ocasiones, pero con demasiada frecuencia con la oposición de las instituciones centrales. Hablando directamente con Zingaretti, sentado en la primera fila, el alcalde injustamente exiliado contó cómo los ataques a Riace, los controles obsesivos, los intentos de socavar su potencial agregador y emulativo habían comenzado con el gobierno anterior, con Minniti. Lucano se sintió directamente ofendido por el hecho de que una persona que profesa ser democrática, además de compatriota suyo, cuando era ministro lo había citado para pedirle aclaraciones sobre la gestión de los proyectos, y luego sólo dejaron a los funcionarios reunirse con él. Y con una espontaneidad desarmante preguntó por qué el mismo ministro que pidió inspecciones, que ha bloqueado fondos para proyectos durante dos años (los operadores no reciben salarios desde hace meses), ahora se declara al lado de Riace. ¿Estaba equivocado en el pasado o lo está ahora? Y añadió que consideraba inaceptable que, por un lado, se golpeara a un país, su experiencia y su persona simplemente por haber practicado la acogida, mientras que los acuerdos con Libia enviaban a miles de personas a morir en los campos de concentración de ese país. ¿Quién cometió el crimen más grave? El alcalde que celebró un matrimonio y por esta razón fue acusado de ayudar e instigar a la inmigración ilegal, o los ministros que denigraron a las ONG, impidieron el rescate en el mar, cerraron puertos y financiaron a los verdugos en Libia?

Los incesantes aplausos por cada afirmación en este sentido se alternaron con voces aisladas de protesta de aquellos que piensan que en la era Salvini no se puede atacar a Minniti, no aceptando la idea de que la llegada de la Liga es el resultado de las políticas infames de su predecesor en el Ministerio del Interior. El discurso de Eleonora Forenza también fue muy duro y, como diputada, habló de los lugares cuya visita se niega a otros ciudadanos, de los CPR (Centros Permanentes de Retorno), de las historias individuales recogidas entre los que llegaron y se encontraron sin derechos, de las vicisitudes de explotación que, como en Calabria, también ocurren en su Puglia, invitando a todos a rebelarse, a convertirse en partisanos porque lo que está surgiendo es una resistencia real. A la salida, el que escribe tuvo la oportunidad de intercambiar unas palabras con Mimmo Lucano, amigo y compañero de toda la vida. Lo encontré cansado pero no domado, decidido a no rendirse y, sobre todo, después de la noche en el Palladium, menos solo.

P.D. Por la tarde, el Presidente del Ayuntamiento, Amedeo Ciaccheri, otorgó la ciudadanía de honor al Ayuntamiento que administra Mimmo Lucano. Rápida la reacción de la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, que impugnó la medida afirmando, con razón, que no estaba en el poder del Presidente conferir una ciudadanía. Dado que la alcaldesa tiene razón desde el punto de vista jurídico y administrativo, ¿por qué, como ocurrió casi simultáneamente en Milán, no se responsabiliza de lanzar la propuesta a la ciudad que “tan diligentemente” administra? ¿O piensa sobre ello como sus aliados los concejales salvinianos?

Traducido del italiano por María Cristina Sánchez

Comentarios
Lanzamiento de la candidatura de Riace al Premio Nobel de la Paz