Buscar
15:50h. Lunes, 19 de Noviembre de 2018

Eurodiputada en el OpenArms

Migrantes, carta abierta de Eleonora Forenza al gobierno italiano

Los eurodiputados Eleonora Forenza, de la Refundación Comunista, Miguel Urbano, de Podemos, Javier López, de PSOE, y Ana Miranda, del Bloque Nacionalista Galego, ese encuentran a bordo de los barcos Astral y Open Arms, de la ONG española Proactiva. Eleonora Forenza ha enviado esta carta al gobierno italiano.

Personas rescatadas en el barco Open Arms (Imagen de https://www.facebook.com/proactivaservice/)
Personas rescatadas en el barco Open Arms (Imagen de https://www.facebook.com/proactivaservice/)

Pressenza | 03.07.2018 - Redazione Italia

3.7.18 Open Arms, Mar Mediterráneo

Hola, ¿qué tal?

Te estarás preguntando si decides venir aquí a Open Arms. Te acogerían, no te rechazarían, te darían la bienvenida.

Es una experiencia que deberías probar, para evitar usar palabras como ‘dinero’, ‘travesía’, ‘victoria’, #portichiusi (puertos cerrados)

Dejarías de decir mentiras y experimentarías la sensación que cualquier ser humano ha tenido al ver La Lista de Schindler – preguntándose cuántos más podríamos haber salvado.

Sí, porque eso es lo que se pregunta la tripulación de Open Arms antes de un naufragio, cuando la Guardia Costera italiana, que delega las operaciones de rescate en la Guardia Costera libia, que obviamente es incapaz de gestionar una zona Sar, les impide operar. Cada vez que oyen hablar de un naufragio que probablemente podría haberse evitado, como ocurrió el viernes por la mañana.

Sería difícil hablar de “repatriación” después de ver un barco con 59 personas gritando “No Libia” ante la presencia de un solo barco. O después de escuchar las historias de tortura y violación que estas personas, de 14 nacionalidades diferentes, cuentan que han sufrido en Libia.

¿Te preguntas qué les sucede cuando son repatriados?

Sin embargo, ¿saben ustedes que la expulsión de las ONG no es un factor disuasorio de las salidas, sino sólo un aumento del número de naufragios?

Sin embargo, me gustaría preguntarle: ¿por qué ha hecho caso omiso el Gobierno italiano de la propuesta aprobada por el Parlamento Europeo, que preveía al menos la superación del Reglamento de Dublín sobre el país del desembarque inicial y un mecanismo de reubicación obligatoria entre todos los Estados miembros en proporción al PIB y a la población?

Para seguir la lógica de la reubicación voluntaria de Visegrad, ¿qué ventajas aporta a Italia? Ya lo saben, ninguno. Sólo conduce a la UE a un naufragio político, ético y civil.

No hablo ni como padre ni como madre, pero si un día tengo una hija (o un hijo) me gustaría enseñarle cuánta alegría da poder compartir el pan con los que más lo necesitan y no el miedo de que alguien llegue para compartirlo.

En pocas horas llegaremos a Barcelona, la ciudad que nos recibirá, junto con 59 personas que obligaste a viajar más de lo debido.

También quiero dar las gracias al alcalde de Nápoles, a quien le habría gustado darnos la bienvenida, pero que no ha podido hacerlo debido a la política de este Gobierno.

Me daba vergüenza ser italiana. Pasar por las costas de las islas italianas y pensar que estaban cerradas a las esperanzas de esta gente.

Solo espero que cada vez más italianos, muchos más italianos tengan la voluntad de rebelarse, de decir ¡no en mi nombre! frente a las políticas de rechazo de este gobierno y de la UE.

Antes de que los italianos sean recordados por los crímenes contra la humanidad cometidos en el Mediterráneo.

Sigamos siendo humanos.

Eleonora Forenza, diputada europea.