SALVAMENTO MARÍTIMO

Los pescadores de Mazara del Vallo retratados en Vogue

Se trata de los hombres de la tripulación del Accursio, el barco pesquero que el pasado 26 de julio, a pesar del decreto de seguridad deseado por Salvini, salvó de hundir un bote inflable con más de 50 inmigrantes a bordo frente a la costa siciliana.
Los pescadores de Mazara del Vallo retratados en Vogue
Portada de L'Uomo Vogue
Portada de L'Uomo Vogue

Pressenza 28.10.2019 - Mazara del Vallo Luca Cellini

Sus historias y rostros son los protagonistas de una de las cuatro portadas del nuevo número de L’Uomo Vogue, en los puestos de periódicos a partir de este miércoles 23 de octubre. «Tres días de trabajo perdido, sí, pero hemos salvado vidas humanas: ¿qué es más importante?» dijo el capitán Carlo Giarratano, que como muchos pescadores sicilianos no es nuevo en este tipo de situaciones.

Es por ello que L’uomo Vogue ha decidido rendir homenaje a las historias de aquellos italianos que en los últimos años han optado a menudo por dejar de lado su trabajo, sus intereses económicos, en bien de un orden superior, y por esta razón se han comprometido personalmente a ayudar a otras personas necesitadas, a menudo sin ningún tipo de apoyo, en otras ocasiones incluso en contra de las instituciones de nuestro país y de los que les rodean.

Los pescadores que forman parte de la flota de Mazara del Vallo en Sicilia tienen muchos problemas, la pesca es ahora muy escasa, la competencia con otras flotas es feroz y si se acercan demasiado a la costa libia también corren el riesgo de ser recibidos por disparos de varios tipos.

Sin embargo, siempre que se encuentran en la zona y reciben una advertencia de vidas en peligro, nunca han dudado en poner su barco en la dirección de la advertencia recibida y hacer todo lo que esté en sus manos para salvar vidas. «La ley del mar» es como lo llaman los marineros y pescadores, o el deber absoluto de salvar a una persona cuando está en problemas en el mar.

Sin embargo, mientras realizan su duro trabajo, a menudo se encuentran con otras personas que se enfrentan a una situación aún más difícil: los inmigrantes que intentan cruzar el Mediterráneo.

Los pescadores de Mazara han acudido a menudo en su ayuda, a veces incluso en contra de los consejos de la Marina y de su gobierno. El pasado mes de julio, con motivo del rescate de los 50 inmigrantes, Carlo Giarratano, propietario del barco pesquero, dijo: «Me pregunto si sólo uno de nuestros políticos ha oído alguna vez en la oscuridad de la noche, en la enormidad del mar, gritos desesperados de ayuda. Ningún hombre del mar volvería jamás a casa sin estar seguro de haber salvado esas vidas».

Los retratos de estos hombres no fueron confiados por casualidad a la fotógrafa Roselena Ramistella, de Gela, que ya ha ganado el Sony World Photography Award.

El director de L’Uomo (y de Vogue Italia), Emanuele Farneti, en el momento de la presentación de la revista, dijo: «El punto, en mi opinión, es que estos marineros no eligieron la vida radical y la ruptura: simplemente se encontraron un día en posición de tomar una decisión, y ese día eligieron levantar sus redes, cambiar de rumbo y salvar vidas, pagando un precio de su propio bolsillo – el beneficio perdido del día, a veces su propia seguridad, o incluso su libertad personal. Siempre es lo que abandonamos lo que da peso a nuestras decisiones».

La historia de coraje y humanidad de estos pescadores no es la única, hay muchas personas que deciden dedicar su tiempo, sus recursos y poner los suyos en ayudar a las personas necesitadas, algo que a menudo se hace sin clamor, movidos por la necesidad de poder hacer algo por los demás sin tener que someterse y observar impotentes las injusticias y el sufrimiento de otros seres humanos.

Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Comentarios
Los pescadores de Mazara del Vallo retratados en Vogue