Sanidad pública

Nuestra Sanidad está en peligro

Hacemos esta afirmación debido a la propia experiencia que hemos tenido cuando hemos necesitado atención médica para nuestros seres queridos y también por muchas conversaciones con vecinas y vecinos sobre este mismo tema.
Nuestra Sanidad está en peligro
SERGAS Os Mallos (1)
Cola en el Centro de Salud Os Mallos

Nuestra Sanidad peligra

Al mismo tiempo vemos a diario las denuncias que hacen los profesionales de la salud, ante la saturación de pacientes que deben atender día a día y que no disponen del tiempo necesario para atenderles ya que se necesita contratar más personal sanitario para cubrir y dar una atención sanitaria de calidad a toda la población.

La situación permanente que nos encontramos con nuestra sanidad pública y que la pandemia ha agudizado, es la falta de una financiación suficiente, tanto desde la Comunidad Autónoma ,en este caso de la Xunta de Galicia, como desde los distintos gobiernos del Estado, es decir no destinan el suficiente dinero para tener una sanidad pública de calidad para atender la salud de la población.

La atención primaria desbordada

Además de las carencias que arrastramos y se agudizan en la gran estructura sanitaria pública, la atención primaria se desborda, generando sufrimiento en pacientes, familiares y personal sanitario.

El simple hecho de pedir cita para tener atención médica, ya se complica. El primer motivo es que el teléfono comunica permanentemente o no responden a la llamada. Una vez que una persona se acerca al Centro de Salud para pedir la cita y la consigue, suele tardar más de 4 días o incluso una semana en ser atendida por el o la médica.

El segundo paso, es si uno tiene una dolencia, el o la médica atenderá al paciente por teléfono, no lo atenderá personalmente, el médico sacará conclusiones en base a lo que le cuenta el paciente, no podrá auscultarle, mirarle, etc. Entre la descripción del paciente y las conclusiones e intuición del profesional le dará un diagnostico y una medicación. Ante la insistencia de la necesidad de que uno sea atendido presencialmente, uno encuentra la respuesta “NO, tómese el medicamento indicado y llámeme en 8 ó 15 días”.

Si uno tiene una urgencia comienza otro periplo comenzando en el Centro de Salud, si tiene la suerte que le atiendan, pasando a la Casa del Mar y terminando en las urgencias del Chuac, insistiendo sobre el sufrimiento que esta padeciendo por causa de una dolencia.

Vecinas y vecinos se acercan a las farmacias y les comunican las dificultades con las que se encuentran para recibir atención médica. Hemos hablado de ello con dos experimentadas farmacéuticas del barrio de Los Mallos. 

Itziar Rascón, nos comenta que las personas que van a su farmacia, muchas de ellas, cuentan la dificultad para contactar con su médico/a tanto para renovar sus recetas como para la asistencia de alguna dolencia. Hay casos en que tardan 20 días en dar la cita, eso es muchísimo tiempo para cualquier consulta o renovación de recetas.

Al mismo tiempo, hay personas que no se atreven a pedir su medicación “adelantada” en la farmacia y no toman su medicación, con el riesgo de salud que esto conlleva para cualquiera. Al adelantar la medicación sin presentar receta también genera falta de seguimiento famacoterapéutico, así como una posible presión económica.

Sigue diciéndonos Itziar, que ella cree que la prescripción de recetas puede ser muchísimo más ágil y el médico/a puede tenerla al día sin tener que atender llamadas. Con un soporte informático eficiente pueden tener la información de todos sus pacientes a los que se les tiene que renovar la medicación.

Carmen López, transmite las inquietudes que antes mencionaba Itziar, insistiendo en el problema con conseguir cita, atención presencial… Y explica que todo el personal sanitario está recibiendo muchísima presión por tener que atender a mucha gente y no darle tiempo a hacerlo, el responsable de este problema es la Administración, por no contratar el personal sanitario necesario para atender a las personas.

En diferentes centros de salud, hospitales, siempre que nos quejamos dicen: “pongan ustedes una reclamación, aquí tiene la hoja de reclamaciones, rellénela explicando su queja y la haremos llegar a quien corresponde”.

Pues desde aquí les invitamos a RECLAMAR al SERGAS, rellenen esta hoja de reclamaciones y entréguenla en su Centro de Salud.  De cada una de nosotras/os depende que tengamos una Sanidad que atienda nuestras enfermedades para que nos puedan curar y tener las fuerzas necesarias para afrontar la vida.

Descargar la hoja de reclamaciones

Comentarios
Nuestra Sanidad está en peligro