SALUD BUCODENTAL

Sonrisas más blancas con… coronas cerámicas (3)

Cuando un diente presenta mal aspecto, alteraciones graves de color o forma, o está muy deteriorado para ser restaurado mediante una obturación (empaste), normalmente conservamos y aprovechamos su estructura (resto de su corona y/o parte de su raíz) para colocarle una corona dental hecha a medida. 
Sonrisas más blancas con… coronas cerámicas (3)
Coronas de óxido de zirconio
Coronas de óxido de zirconio

Una corona dental protética es una funda o envoltura rígida que se fabrica en un laboratorio dental previa preparación y copia del diente natural en clínica, y que posteriormente se coloca de manera fija protegiendo y rehabilitando dicha pieza dental para recuperar su función y aspecto estético. Pueden ser fabricadas en metal, cerámica, resina o combinando estos materiales.

En la búsqueda de una mayor resistencia a la fractura y desgaste a la par de mayor estética y naturalidad, los materiales utilizados han ido evolucionando vertiginosamente, distinguiéndose actualmente y en términos generales, coronas metal-cerámica (metal-porcelana) y coronas sin metal. Ambas son coronas de alta resistencia y estética pero con algunas diferencias .

Cualquiera de los tres tipos de coronas que describimos a continuación se diferencian en el material utilizado para su fabricación, pero todas tienen un alto grado de estética y mimetismo con el diente natural, y devuelven al mismo o a las zonas con pérdida prematura de diente su función masticatoria original.

-Coronas de metal–cerámica (porcelana):

corona clásica que, como su nombre indica, se fabrica con núcleo interno metálico y recubrimiento cerámico. Estas coronas logran combinar la dureza del metal con la estética de la porcelana, lo que proporciona una solución eficaz para suplantar cualquier pieza dental (anterior o posterior). El material metálico queda en la capa más interna de la corona y sobre él se sostiene y estratifica la porcelana, la cual recubre totalmente dicho metal sin que quede a la vista.

--Corona totalmente cerámicas:

las denominamos así por no presentar metales en su elaboración, teniendo por tanto mayor mimetismo con un diente natural y alcanzando otro nivel de estética. Este tipo de coronas o fundas evitan la posibilidad de tinciones o exposiciones metálicas (que en ocasiones, al cabo de años, podría hacerse visible como un halo grisáceo en en el cuello del diente en caso de pérdidas de encía). También está indicada para casos de alergia a ciertos metales. Hace no demasiados años, la resistencia a la fractura de este tipo de coronas no era tan elevada como hoy día y sufrían roturas con cierta frecuencia. Sin embargo en la actualidad tanto las cerámicas utilizadas, como los cementos y adhesivos, han logrado revertir esta situación, equiparándolas e incluso superando en ciertas características a las de metal-porcelana. A ello deben sumarse los materiales de maquillaje utilizados que permiten mejorar aún más su similitud estética con un diente natural. Por estas pequeñas a la par que “grandes” diferencias se trata de un tipo de corona ideal para ser utilizada en sectores de gran compromiso estético como las zonas y dientes más anteriores.

-Coronas de óxido de Zirconio: 

metal blanquecino en fase cristalina, bioinerte (tan biocompatible como el Titanio) y que deriva del Zirconio (o Circonio), utilizado con otras múltiples aplicaciones en la industria en general (además de la Medicina), de características similares a la corona totalmente cerámica pero todavía con mayor resistencia al desgaste y a la fractura que ésta, siendo superior incluso al del esmalte dental natural (alrededor de un 30% más resistente). Dichas coronas pueden fabricarse en un sólo bloque de zirconio que luego se maquilla, o utilizando el zirconio a modo de núcleo interno (como la corona metalocerámica) y recubriéndolo de capas de cerámica y maquillaje para obtener la similitud buscada con el diente natural.

Hoy en día por las características descritas anteriormente, cualquiera de estos dos últimos tipos de materiales son cada vez más utilizados en nuestras consultas dentales.  Además, gracias a los avances tecnológicos y a la odontología digital, tan en auge desde hace años ya en nuestras consultas dentales,  los laboratorios dentales utilizan cada vez más la tecnología CAD-CAM, un sistema informatizado de diseño y elaboración de prótesis dentales que permite fabricar rehabilitaciones odontológicas extremadamente precisas y de la más alta calidad reduciendo enormemente el margen de error humano.

DURACIÓN de las coronas de porcelana

Estas coronas tienen un excelente ajuste al diente subyacente por lo que tienen una alta durabilidad en el tiempo. Existen varios factores que influyen en la duración de este tipo de prótesis:

  • · La higiene dental (importante para evitar el acúmulo de sarro y placa bacteriana que pudieran derivar en formación de caries e inflamación de la encía) así como pérdida de ajuste de las piezas protéticas
  • · La capacidad de apretamento, las fuerzas de masticación de cada persona, tipo de dieta, traumatismo por accidente, rechinamiento (bruxismo), etc., que influyen directamente en su grado de desgaste y riesgo de fractura (de corona o incluso diente subyacente). 

Comentarios
Sonrisas más blancas con… coronas cerámicas (3)