comercio de barrio

Ferpe Joyeros: Artesanía, corazón y profesionalidad

Con el paso del tiempo todos los productos y nuestra concepción de ellos van variando y colocándose de distinta manera entre nuestras necesidades.

Ferpe Joyeros: Artesanía, corazón y profesionalidad
Ferpe
Ferpe

Cada nueva generación es un reto para los comercios y las marcas. Aquellos profesionales capaces de cabalgar los cambios y ajustar su hacer a las nuevas tendencias y los nuevos públicos, son aquellos que permanecen en el tiempo y son capaces de acumular un bagaje que sirve de cimientos y de valor intangible. Este ejercicio, de adaptarse a los trasiegos del tiempo, implica un gran esfuerzo de escucha, mucha humildad, corazón y profesionalidad. Elementos que están presentes en el día a día de Ferpe Joyeros.

Abrieron las persianas en 1967 y desde entonces se han dedicado a la creación, venta y reparación de todo tipo de joyas. Expertos en gemología, jamás han dejado de lado su valor artesanal. Quizás sea esta una de las claves de su permanencia: La joyería como oficio, no solo como actividad comercial. Trabajar tu propio producto te ayuda a conocerlo incluso en su mínimo detalle y ese conocimiento dota a los profesionales de una capacidad de comunicación que hace más fácil la decisión del cliente.

En Ferpe Joyeros no sólo venden joyas. Entre sus servicios se encuentran la creación y la reparación de las mismas, los grabados a mano, un laboratorio gemológico que permite la identificación y certificación de gemas y la reparación de relojes. Es decir, en Ferpe son expertos en el mundo de la joyería. Por eso hemos hablado con ellos para conocer cómo ha cambiado este mundo y para que nos aconsejasen cuál era la mejor joya para nosotros.

¿Qué cuentan las joyas de nosotros?

Una joya nos puede indicar si somos una persona clásica o si somos más modernos. Si admitimos diseños muy atrevidos y rompedores veremos una persona actual con valores nuevos y que acepta las novedades del momento. Una persona que no puede ponerse una joya de diseño muy atrevido nos está indicando que tiende a ser clásica y conservadora.

La gente joven suele aceptar más lo novedoso y de tendencia y las personas de una cierta edad van más a la joya de siempre.

¿Hay joyas para todo el mundo?

Sí, hay joyas que se las puede poner cualquier persona, ya sea joven o de mayor edad. Por ejemplo, unos pendientes con una bola pequeña ya sea de oro o de plata le queda bien a una niña, a una adolescente o a una mujer adulta, o a un hombre que hoy también se los ponen.

Un sello con las iniciales grabadas se lo puede poner cualquier persona. Así otros modelos de joyas que sirven para todo el mundo. Todo va relacionado con el gusto de cada uno

¿Cómo ha cambiado el gusto?

Mucho ha evolucionado el gusto por disfrutar de una joya. Antes, el tener una joya de oro era una satisfacción... El poder tenerla, hoy en día la juventud valora mucho menos el que la joya sea de oro o de otro material, valora mas la imagen de que esa pieza la luce o es imagen de ciertas personas en las redes. No se valora tanto el valor económico de la joya, sino el status que representa el lucir una pieza de cierta marca

Comentarios
Ferpe Joyeros: Artesanía, corazón y profesionalidad