“Nada es verdad ni es mentira, todo es del color del cristal con que se mira”

Durante muchos años he oído esa frase y la verdad es que nunca me paré a analizarla, pero en estos últimos tiempos, en los que políticos y periodistas nos ponen, cada día, unas gafas de su color,  veo con tristeza, que confundimos  la realidad, con el color de las gafas. Me apetece pensar con vosotros sobre la frasecita.

“Nada es verdad ni es mentira, todo es del color del cristal con que se mira”

Creo sinceramente que la frase en cuestión es un sofisma, o sea, una mentira con apariencia de verdad, que nos dicen con intención de engañar.

La verdad es: “la realidad”, la realidad que percibimos por nosotros mismos, sin gafas de colores, siendo objetivos. Ejemplo: “Los abuelos están preocupados porque sus nietos vivirán peor que ellos” (frase que he leído en varios medios). Sin gafas de un color, es difícil que los abuelos podamos decir que “eso” es la realidad.

Otra frase : “De noche todos los gatos son pardos” La verdad es: “Los vemos pardos”, porque con poca luz no vemos los colores. Con poca información, con información “monocolor” tampoco vemos la realidad, pero tendemos a creerla, sobre todo, si es negativa, y eso, de verdad, nos está envenenando, cada día criticamos más, pero colaboramos menos, nos asociamos para que nos den, pero nada proponemos.

Con la venia, que ya me da mi edad,  con la humildad del que se ha equivocado muchas veces, permitirme un consejo de abuelete: “sed positivos, pensar bien de los demás, no creáis solamente lo malo, regalad sonrisas, viviréis mas años y seréis más felices. Y si queréis ser “LO MÁS” haced vuestras compras en el comercio de LOS MALLOS. Para que el barrio continúe lleno de vida y  escaparates. 

Comentarios