SALUD

Apiterapia Abella: abejas contra el dolor

Carlos Gavián, Apiterapeuta, formado en Iridiología y Naturopatía, Apicultor y propietario del Herbolario Abella ubicado en la calle San Rosendo 54, zona de Los Mallos. Herbolario Abella se nutre de productos fitoterapéuticos para todo tipo de enfermedades, pero está especializado en los productos de la colmena, “la farmacia del cielo” como la denominaba Hipócrates.

Apiterapia Abella: abejas contra el dolor
Apiterapeuta Carlos Gavian
Apiterapeuta Carlos Gavian

- Carlos, ¿Qué es la apiterapia?

- Te cuento, pero en primer lugar quiero dar una noticia que considero que es excelente. Hoy día 1 de Octubre, Toñi, una clienta que viene siendo tratada de artritis reumatoide, ha traído las últimas analíticas en donde el factor reumatoide ha desaparecido. Toñi venía siendo tratada farmacológicamente desde hace 10 años y al no ver mejoría vino a mi consulta y comenzamos con la terapia. Después de un tratamiento de 5 meses a día de hoy, está sin dolor y sin medicación farmacológica.

Contestando a la pregunta ¿qué es la apiterapia?, es el uso terapéutico de los productos de la colmena, especialmente de la apitoxina (veneno de la abeja). El tratamiento de afecciones reumáticas con picaduras de abejas data de varios siglos antes de Cristo. La apitoxina es un potentísimo analgésico, antiinflamatorio 100 veces más potente que la hidrocortisona e inmunomodulador (reequilibra la alteración del sistema inmunológico).

En otros países lo comercializa la industria farmacéutica y en las universidades se estudian sus aplicaciones, es el caso de Alemania.

A la apitoxina, se le conocen al día de hoy prácticamente 50 componentes. La adolapina, uno de sus componentes, tiene una acción calmante del dolor 80 veces mayor que la morfina y el opio y posee un poderoso efecto analgésico 70 veces más potente que la indometacina. Otro componente es la melitina que hace segregar cortisona natural con efecto antiinflamatorio.

- ¿Cómo es que un veneno ayuda a paliar enfermedades?

- No sólo ocurre con el veneno de la abeja, sino que hay estudios muy serios con el veneno del escorpión o el propio veneno de serpiente. Como en todos los venenos y buena parte de las plantas, la clave es la dosis que hay que aplicar. En otros países lo comercializa la industria farmacéutica y en las universidades se estudian sus aplicaciones, es el caso de Alemania.

- ¿Qué tipo de dolencias se suele tratar con la Apiterapia?

- Como más fundamentales, la artritis reumatoide, artrosis, varices, venas de araña, vitíligo, esclerosis múltiple, psoriasis, hernias discales, lumbalgias, artrosis, tendinitis, acúfenos, migrañas, sinusitis y un larguísimo etc.

- ¿Cómo se aplica esta terapia?

- El primer paso es la realización de una prueba de alergia al veneno de abeja, una vez superada esta prueba de alergia, con los informes médicos en la mano, se comienza el tratamiento que consiste en aplicar las abejas en puntos de acupuntura específicos con las dosis adecuadas. Estos tratamientos siempre van acompañados de productos Fitoterapeuticos (plantas) dependiendo de la patología a tratar.

- ¿Cuántas aplicaciones son necesarias?

- Depende de la patología, una tendinitis se puede solucionar en tres sesiones, contracturas en una y en enfermedades “supuestamente” incurables como esclerosis múltiple ó fibromalgia tienen un recorrido mas prolongado.

- Carlos, ¿la aplicación de la terapia es dolorosa?

- En la aplicación de la picadura de la abeja, antes y después se aplica hielo, lo que hace casi imperceptible el dolor y la inflamación.

A lo largo de esta entrevista Carlos matiza en diferentes ocasiones la eficacia para el dolor de la apiterapia y como terapeuta su aplicación la realiza teniendo en cuenta la apiterapia, la naturopatía, la iridiología, y la apicultura, un enfoque que se enriquece con las distintas terapias. Además dicho Terapeuta también subraya que la apiterapia se aplica por medio de los otros productos de la Colmena, como son: la jalea real, la miel, el polen y el propóleo.

Para finalizar nos cuenta el apiterapeuta y apicultor Carlos Gavian, que el 90% de la jalea real que se vende, en realidad no lo es, al igual que ocurre con la miel donde el 85% es importada de China y la buena miel de nuestros apicultores es sometida a un proceso de calentamiento para que no cristalice (solidifique) perdiéndose así la mayor parte de sus propiedades antibióticas y enzimáticas.

Su consulta está en: Herbolario Abella, C/ San Rosendo, 54 esquina Avda. Los Mallos. Teléfono 981 92 25 08. Facebook: Herbolario-Melería Abella

Comentarios
Apiterapia Abella: abejas contra el dolor