Movilidad

El peligro de los patinetes eléctricos

Ayer conocíamos la noticia de dos accidentes en los que estaban implicados patinetes eléctricos con unos minutos de diferencia. Titulares que son comunes y que cada vez nos extrañan menos, pero ¿qué pasa con los patinetes?
El peligro de los patinetes eléctricos
patinetes
patinetes

Cada vez son más los patinetes eléctricos que circulan por la ciudad. Se estima que el número se haya duplicado en el último año. A nivel nacional son alrededor de 3 millones de estos vehículos los  que ruedan por el país. Un incremento que ha supuesto un aumento en la siniestralidad, sobre todo relacionado con el desconocimiento de las normas de circulación que les atañen.

La situación es compleja, sobre todo teniendo en cuenta la variabilidad de los ordenamientos y lo que han tardado en existir. Fue larga la etapa en la que el uso de estos vehículos no estuvo regulada ni sancionada. Hoy en día, sin embargo, la normativa está clara entorno a la gran mayoría de los temas. De hecho, son más de un centenar de multas las que recibieron sus usuarios en 2022 en nuestra ciudad. Unas sanciones que van desde los 100 y hasta los 1000 euros, tal y como se especifica en la normativa de la DGT.

La infracción que más afirman haber cometido los usuarios de patinetes eléctricos es la de circular por la acera, cuestión que está prohibida. Estos vehículos deben circular por el centro de las calzadas que están limitadas a 30km/h o por las sendas ciclables  y carriles bici. 

Como en el caso de las bicicletas y cualquier otro vehículo, los conductores no pueden consumir bebidas alcohólicas o drogas. En la urbe herculina han aumentado los controles al respecto de la ebriedad de los usuarios de patinetes eléctricos. De la misma manera que hay más controles de velocidad, para los que las fuerzas del orden cuentan con radares portátiles.

Existen otras obligaciones, como la de usar ropa reflectante o la correcta iluminación del vehículo. También pueden ser susceptibles de sanción los estacionamientos incorrectos del patinete. Estos, deben de ser aparcados en estacionamientos para bicicletas. No pueden ser amarrados al mobiliario público, al arbolado o a los elementos de señalización de tráfico; ni se pueden dejar en las aceras peatonales.

Está prohibido también como en todos los vehículos, el uso del teléfono móvil o cualquier otro dispositivo electrónico. Así como llevar puestos auriculares que impiden la escucha y la correcta atención a la calzada.

A finales del 2022, entidades como Mapfre o el Racc de Barcelona publicaban diversos estudios que pormenorizaban la problemática alrededor de estos vehículos de movilidad personal. Señalaban un aumento de la mortalidad en accidentes con patinetes eléctricos implicados. La cifra se había duplicado con respecto al 2021. Los encuestados afirmaban su intranquilidad al sentirse vulnerables en las carreteras.

En los mismos informes, por otro lado, el 75% de los encuestados admitían haber circulado por las aceras, siendo esta la infracción más común. Así mismo, 2 de cada 10 propietarios aseguran haber manipulado el vehículo para poder alcanzar más velocidad de la permitida.

Comentarios
El peligro de los patinetes eléctricos