ENTREVISTA A LUIS ZAHERA: "LO MEJOR DE LO MEJOR"

Luis Zahera: "Me gustaría hacer una película de Ken Loach o de Abel Ferrara"

Es el último gallego que ganó un Goya, en 2019, como mejor actor de reparto, por su papel en “El Reino”, de Rodrigo Sorogoyen. Pero, en su tierra, Luis Zahera sigue siendo “o carteiro”, de “Luar”: Anselmo, o Petróleo, de “Mareas Vivas”, serie de la Televisión de Galicia (TVG).

Luis Zahera: "Me gustaría hacer una película de Ken Loach o de Abel Ferrara"
Luis Zahera
Luis Zahera

Nace en 1966, en Santiago de Compostela. Descubre el teatro con 16 años, se queda fascinado y decide dedicarse a ello. Comienza de tramoyista, detrás de los escenarios, porque, asegura, le daba vergüenza presentarse a los castings.

Zahera es un corredor fondo de la interpretación, un trabajador incansable. Sus papeles secundarios han ganado múltiples premios y nominaciones, entre ellos cuatro Premios Mestre Mateo, máximo reconocimiento del audiovisual gallego, y un Goya.

Estos meses rueda en Galicia “La Unidad”. La nueva serie de Antonio de la Torre, con Vaca Films, para la plataforma Movistar. Sorprenderá, además, con su monólogo “Lo mejor de lo mejor”: historias personales, incluida la del Goya, con la vis cómica y el surrealismo que le caracterizan. Será en Afundación, de Coruña, los días 5 de julio, 9 y 10 de agosto.

- ¿De todos los premios que ha recibido, cuál es el que más se ha notado?

- Hombre, sí, el Goya se nota. Es el reconocimiento y el cariño de los compañeros, y es gloria bendita. Que te den un Goya es una maravilla. Te tratan mejor las productoras, notas que subes un poco de karma.

- ¿Con ese currículum, tan extenso, por qué cree que no le han dado aún un papel protagonista?

- Pues yo que sé. Porque soy un secundario. Supongo que hay protagonistas y secundarios. Inicialmente, no me lo pregunto. Yo estoy agusto con los papeles de reparto. Supongo que será porque me ven así. No sé, habría que hablarlo con la gente que da los papeles.

- ¿Qué protagonista le gustaría hacer?

- A mí, las películas que me gustan son las de amor, como decía mi madre. Me gustaría hacer una de amor. Una de un tipo normal que se enamora de una tipa normal. Pero muchas veces no puedes elegir los personajes.

Estoy contento con mi situación, “virgencita que me quede como estoy”. Si alguien apuesta por mí, y me da un protagonista perfecto, y si no, pues, maravilla seguir así.

- ¿Es compatible la vida que lleva con tener pareja y hacer una familia?

- Tuve oportunidades de tener una familia y me centré en el trabajo, o las descarté por él. Me arrepiento de haber hecho aquello. Lo digo, francamente.

A mí me educaron en el trabajo. Era esa educación que había, únicamente se centraba en: ¿qué tal el trabajo?, ¿y el trabajo? Y ¿hay trabajo?, y ¿va a haber más trabajo?... Y eso es algo que se me instaló en el hipotálamo y, a día de hoy, me hago ciertas preguntas.

A mis 53 años, me pregunto si valió la pena. Me fue bien el trabajo, sí. Me compré una casa, en la que no vivo, porque trabajo en otro lado… y todo así. Entonces, tomé esa decisión, darle prioridad al trabajo. A día de hoy, pues, alomejor, quiero centrarme más en lo otro.

- ¿Hace algún deporte?

Sí, hago deporte, mucho. Básicamente, andar, correr, bañarme en el mar. Pero, me cuido, soy presumido.

Luis Zahera

- ¿Sigue en contacto con sus compañeros de la Televisión de Galicia?

- En mi profesión haces contacto cuando trabajas con la gente, después ya no te ves tanto. Todo el mundo anda con sus vidas. Yo soy bastante eremita, pero cuando trabajas, sobre todo. Por ejemplo, con Sergio Pazos, voy a hacer ahora unos monólogos.

Las raíces

 -¿Qué significa Galicia?

Galicia es mi país, es mi vida. Estoy muy vinculado. Empecé en la Televisión de Galicia, con Petróleo, en “Mareas Vivas”. El otro murió como Chanquete, y yo moriré como Petróleo. La gente muy mayor me llama Anselmo, o “carteiro”, por “O Carteiro” de “Luar”. La verdad es que estoy muy orgulloso de eso. Fueron tiempos muy buenos.

Luego, filosóficamente, tengo una contradicción. Porque Galicia, a mí, me parece como un suicida que lo intenta, pero que no lo consigue. Hay una cosa suicida aquí, no sabría explicarla. Es una cosa rara, como que no mira por ella misma. Es una dejadez, un todo lo bueno está fuera de aquí, y aquí no hay nada bueno. Una cosa que me cansó, me adapté y es algo que me venció a mí de Galicia.

A día de hoy, paso el mayor tiempo en la Illa de Arousa, que me parece la aldea gala de Astérix. Un sitio del que, muy poquito a poco, se preocupan mucho los isleños.

- ¿Cómo van los vertidos a la Ría de Arousa?

- El tema de los vertidos irá mal y el de la mina de Touro, pues mal, porque aquí la celulosa estará 160 años más, no 60 como dijeron. Y es algo nuestro, esa cosa suicida. La verdad es que ni me gusta hablar de esto, porque me pone un poco triste.

- ¿Cree que tiene solución, lo de Galicia?

- Sí, espero. Yo estoy bastante vencido con el tema, lo reconozco, es una cosa que me venció.

A mis 53 años me gusta estar en la Illa de Arousa, no preocuparme. Pasear por el “Carreirón”, que es la zona virgen, donde hay unas playas increíbles. Me volví un poco eremita.

Pero, supongo, que, no sé, tengo 7 sobrinos. Yo sembré lo que pude, recogí muy poco. Espero que, los siguientes que siembren, recojan más que yo.

Los comienzos

- ¿Cuándo decidió ser actor y por qué?

- Siempre cuento la misma anécdota. El 12 de febrero del 82 mi hermana Ángeles me llevó al teatro. Ponían “Angélica en el umbral del cielo”, de Eduardo Blanco Amor, por el grupo de teatro Zascandil. Me quedé tan impresionado de la historia, que ya llegué a casa y pensé: me voy a dedicar a esto del teatro, porque es divertidísimo. Ahí nació todo. Porque mi hermana me llevó al teatro.

- ¿Cómo se fue formando?

- No era capaz de ir a los castings. Era bastante tímido, retraído y me puse a trabajar de tramoyista, por detrás. Montaba espectáculos del Centro Dramático Gallego.

Entré en DITEA, que era Difusión del Teatro de Aficionado. Me metió Manuel Oliveira Pico, un actor que ya falleció. Lo llevaba Agustín Magán, que lo montó en el año 62. Estuve dos años allí.

Después, me fui a Nueva York, porque no conseguía profesionalizarme, seguía de tramoyista. Entonces me fui a currar por ahí y allí espabilé. Aprendí a llamar por teléfono y a buscarme la vida.

Cuando llegué de Nueva York, llamé a Roberto Vidal Bolaño, por teléfono, porque montaban un espectáculo “Saxo tenor”, y le faltaba un personaje, de un borracho. Entonces, me hizo una prueba, en un bar, y fue todo bien. Me dieron el papel. Ahí arranqué.

También, tuvimos la suerte de que empezaba la Televisión de Galicia. Los primeros fueron Morris, Manquiña y todos estos… Pero, fuimos la segunda hornada. Yo estuve 24 años en “Luar”, hicimos “Mareas Vivas”, empecé a colaborar, creo que en el 92. Agarramos buenos tiempos. Antes éramos menos actores, era más sencillo todo.

Carrera de fondo

- ¿En qué medio se siente más cómodo en el cine, el teatro o la televisión?

- Yo, lo que más hice fue televisión. El que más me gusta es el teatro. Pero, me siento cómodo en los tres. Si quieres, el más puro, dentro de la gran mentira que es lo nuestro, o lo más verdadero es el teatro. Es el que más satisfacciones te da, en cuanto a interpretar y vivirlo. Pero todos me gustan.

- ¿Hace también monólogos, no?

- Sí, estoy ahora, también, con un formato, digamos, teatral, con un monólogo. Pero bueno, trabajé bastante en teatro.

- ¿Qué papel le ha costado más preparar?

Interpretar tiene la cosa de volver a ser un niño, de jugar. Entonces, a mi no me parece muy complicado. Es decir, aunque parezca una barbaridad.

- ¿Es lo mismo prepararse para el papel de bueno, que para el de malo?

- Sinceramente, no me llevo los personajes a casa. No sufro los personajes, así, un poquito, extremos. Pero es el mismo juego. Como decía Antonio Dechent, actor andaluz, “esto o es facilísimo o es imposible”. Me quedé con esa frase. Me quedo con muchas. Paco León decía “interpretar es para no ser uno mismo”. Si quieres, lo más complicado sería ser uno mismo.

Luis Zahera

- ¿Cuál es su filosofía a la hora de interpretar?

- Pues divertirse, como cuando jugabas de niño. Tienes muchas ventajas y trabajas en lo que te gusta. Mi filosofía es divertirme. Hombre, tratas de hacerlo bien. Que el equipo y el director estén contentos, ser consecuente con lo que te piden, etc. Pero, sinceramente, es un trabajo divertidísimo.

En los tiempos que corren, con los porcentajes de gente que puede vivir de esto. Que creo que somos el 7%, los actores que vivimos de la profesión. Las actrices ya, ni te cuento, será el 0,002%... Entonces, estadísticamente, ya es un lujo. Luego, es un trabajo divertido, te tratan muy bien. Todo maravilla, te llevan, te traen, el público te quiere… Como no te diviertas, no sé…

¿A la gente que está empezando, qué les diría?

Abandonad toda esperanza, (risas), que es lo que pone en las puertas del infierno. Me encanta esa frase.

Referentes

- ¿Tiene alguna actriz o actor de referencia?

- Generalmente, actrices. Las mujeres son mejores intérpretes que los hombres. Por ejemplo, Nathalie Poza, que estoy trabajando ahora con ella, o Bárbara Lennie, son una barbaridad, o la tía Meryl Streep. También, Susana Dans, que es una actriz gallega, de la Coruña, que me fascinaba. O Patricia de Lorenzo, también gallega. Hay un montón de actores. Ayer mismo, estuve hablando de Philip Seymour Hoffman, el mal logrado actor, que falleció hace un par años, Spencer Tracy, Luis Tosar, Javier Bardem, etc.

- ¿La mayoría los conoce?

- Es gente con la que colaboré y me impresionó. Pero bueno, ellas, ellas me parecen que afinan muchísimo más.

- ¿Es un ser político o un ser apolítico?

- Intento ser un ser político, pero estoy agotado. Entre que los mios no ganan nunca, que todos somos super-egoistas; ya no me voy al ámbito español, me voy al gallego. Era un actor político, porque además se les llaman así, actores políticos, a los políticos. Ahora estoy desencantado.

- ¿Colabora con alguna causa?

- No, sinceramente, no. Participo en algunos vídeos que me proponen, pero nada más.

Luis Zahera

Nuevos tiempos

- ¿Qué papel cree que tienen los actores que hacen publicidad, cine, series, dentro del imaginario social?

- Hombre, técnicamente, se nos llama la industria del entretenimiento. Me involucro en determinadas cosas, estos vídeos que te piden. Pero, sinceramente, me dedico al entretenimiento. Está bien entretener. Supongo que esa es la dinámica.

Me gustaría hacer una película de Ken Loach o de Abel Ferrara, pero evidentemente, me muevo donde me muevo. Porque he estado muchos años trabajando para cadenas generalistas, como Antena 3 o Tele 5, y haces productos básicos, que entretienen. Ahora vienen tiempos nuevos. Las plataformas, o los productos, son más elaborados, más comprometidos, más actuales, más verdaderos.

- ¿Qué piensa de los guionistas de las series españolas?

- Los guionistas, supongo que son como yo. Hay alguien que les paga, que les marca un rumbo. Creo que hacen su trabajo lo mejor que pueden. La realidad siempre supera a la ficción. Lo que hacen es entretener lo mejor que pueden.

- ¿Cómo ve la ficción española?

- Humildemente, la ficción española va bastante detrás de la realidad. Se trabaja en una ficción que va para toda la familia, donde tienes que tener contento al hombre, a la mujer, al hijo, al abuelo. Son productos familiares.

Ahora, vienen las plataformas, es otro tipo de producto. Como dicen mis sobrinos, no es una época de cambios, es un cambio de época. Por lo menos, televisivamente. Ahí habrá nuevos guionistas, contenidos, ideas, nuevos metrajes… Supongo que habrá todo.

Cartel "Lo mejor de lo mejor"

Próximos Proyectos

- ¿En qué proyectos está ahora?

- Ahora estoy con una serie de Movistar, que se titula “La Unidad”, dirigida por Dani de la Torre, y la producción ejecutiva la lleva Vaca Films. Somos un elenco de ciento y pico actores musulmanes, también católicos, apostólicos y romanos, porque va de la violencia. La Comisaria General de Información busca células terroristas, de la rama más violenta del Islam. Va de eso. Estamos rodando y acabamos a finales de agosto.

- ¿Va a estar en Galicia este verano?

- Sí. La serie se rueda aquí. Galicia está siendo un plató muy interesante. Hay un montón de producciones. La verdad es que es un momento dulce. Y, luego, tengo otros proyectos.

Con el monólogo estaremos tres veces: el 5 de julio, y, luego, el 9 y 10 de agosto en Coruña, en Afundación. Y sigo por aquí, porque estos proyectos que digo, si se concretan, también los rodaría en Galicia. Pero, bueno, aún estoy con pruebas. Todavía no lo sé.


 

Comentarios
Luis Zahera: "Me gustaría hacer una película de Ken Loach o de Abel Ferrara"