Libros

“La Virgen de la Peregrina” es una novela policía ambientada en leyendas gallegas

Rober H. L.. Cagiao ha querido lanzar su última novela, La Virgen de la Peregrina, con una firma de libros, en la Librería Couceiro de Los Mallos, agradecido porque siempre apoya a los autores locales.
“La Virgen de la Peregrina” es una novela policía ambientada en leyendas gallegas
Rober LH Cagiao en la Librería Couceiro
Rober LH Cagiao en la Librería Couceiro

Rober es una persona cercana, de conversación fluida, de una extraordinaria agilidad mental. No alardea, algo propio de las personas verdaderamente capaces.

Durante doce años encauzó su creatividad por la música, con un grupo de Heavy Metal. Visitó durante muchos años Los Mallos, donde vivían sus primos y ha querido lanzar su última novela, La Virgen de la Peregrina, con una firma de libros, en la Librería Couceiro de Los Mallos, agradecido porque siempre apoya a los autores locales. 

¿Escribir es para tí una vocación, una profesión, un pasatiempo…?

Hombre, es vocación lo primero, claro, lógico, convertido en profesión. Se convierte en profesión porque es lo que hago. Es una vocación porque es algo que tienes desde pequeño, que llevas dentro. Tanto en la época que estuve con la música como ahora con la literatura, que al final es una cosa muy parecida, lo llevas en la sangre, eso es vocación. Pero luego ya que lo desarrolles como un trabajo, a partir de ahí es tu oficio.

¿Y cómo se te manifestaba eso de pequeño?

Mira, en tercero de EGB yo recuerdo de hacer cuentos en clase y que la “profe” ya me decía “Rober, a ver si le enseñas a tus compañeros cómo lo haces”. Y yo pensando “pero si no tengo ni idea de cómo lo hago”... Es cierto que leía desde pequeño, recuerdo el primer libro que me compraron que fue “Momo”, cuando yo tenía ocho años y lees eso y la imaginación… Y a mí me gustaba mucho escribir, yo notaba que era lo que me gustaba- Y ahí empezó. Cuando ya estaba en sexto o séptimo de EGB ahí ya eran los chavales que me decían “Oye, haz una historia en clase y nos pones a nosotros de personajes…” Y escribía así, eran como una especie de guiones. Y así hasta que llegué al Rock, que dejé de lado la escritura porque bastante era lo de componer canciones, que combinas la escritura con la composición. Estuvimos casi doce años. Y luego ya tuve relaciones, tuve un hijo y ya lo dejé un poco de lado y ya hasta 2019. A mí la madurez, el tema de los cuarenta me vino así, en vez de hacer locuras, me dije “¡a escribir!”, cuarenta y tres tenía cuando volvía a empezar.

Toda la obra tuya está publicada en Círculo Rojo, en autoedición…

Efectivamente. Al principio yo no tenía ni idea de cómo funcionaba el mundo editorial. Yo soy una persona muy impaciente y me decían “manda el libro a editoriales” y yo decía “¿y cuánto tardan?” “Un año…” y no quería esperar un año. Al poco tiempo ya tenía publicados tres libros y ya que estaba con la autoedición, ya no paras. No tiene sentido, al ser una saga, pasar a editorial. Y la autoedición cuando ya aprendes a hacerla en forma decente, te das cuenta de que el mundo editorial está en un momento muy malo y que realmente compensa hacer autoedición. Por todas esas causas es por lo que sigo en Círculo Rojo por ahora.

Son todo novelas policíacas…

Sí, novela de misterio, policíaca, negra… siempre tiene tintes históricos, las leyendas gallegas… como me dice la gente que lo lee “Galicia es un personaje más”. En cada zona tenemos nuestras costumbres, nuestras leyendas. Yo soy de Bañobre, al lado de la zona del Eume y allí hay esas historias de Caaveiro, del Castillo de Andrade, de Breamo, de aquellos túneles famosos que había en las zonas del Eume, de los Mouros… tú te crías con eso y eso tiene que salir por algún lado. Yo conocí todo eso y al final terminas teniendo curiosidad y conociendo las historias de otros sitios y me gusta plasmarlas en los libros.

¿Cómo describirías tu experiencia como escritor?

Es una gozada, porque haces lo que te gusta. En autoedición realizas un esfuerzo grande, porque te tienes que encargar tú de todo, o lo que no haces lo encargas, o sea, que te tienes que ocupar de todo en realidad. Pero es un sueño hecho realidad. Si tienes esa vocación, poder dedicarte a ello es un sueño. Hoy mismo fui a mi antiguo trabajo (estuve 17 años trabajando en un supermercado, donde era jefe de tienda) y claro, voy allí y veo a mis amigos, mis compañeros, los saludo y.... me doy cuenta de la suerte que tengo. Es como vivir un sueño, yo tampoco esperaba la repercusión. Llegarán momentos malos, como todo en la vida, pero mientras estemos ahí hay que aprovechar.

¿Qué es lo que tratas de transmitir en tus libros?

Por un lado Galicia, hay muchas leyendas que no conocen ni en las propias aldeas y por otro lado, que se nos conozca fuera de Galicia, que se conozca la idiosincrasia de los gallegos. No tanta tontería de si subes, si bajas, no. Hay muchas cosas, sobre todo en el rural, que nos distinguen con respecto al resto de los españoles, incluso entre los gallegos, porque en muchísimas cosas somos distintos. Muchas veces se habla de la justicia rural, que es distinta de la justicia normal, uno de los libros trata de ese tema. Luego me gusta meter temas de conciencia social, de los temas que nos preocupan hoy en día, meterlos de manera que el que lo esté leyendo al principìo no se dé cuenta. El primero, El guardián de las flores, habla del tema ecesiástico de abusos, el segundo, La piedra del destino,  de las farmacéuticas a propósito de una epidemia en A Coruña. Me gusta que la gente piense, que acabe el libro y saque su juicio de valor. Siempre digo que no todo es blanco y negro, hay que ver que hay grises, la gente buena no es tan buena, la gente mala no es tan mala, hay que tener un poco de perspectiva. Busco que la gente empatice con los personajes, que es muy importante. Y que se entretenga, que al final esto es puro entretenimiento.

Portada de La Virgen de la Peregrina

¿Cuál es el argumento de La Virgen de la Peregrina?

Es el sexto libro de la saga. La Virgen está en el santuario en Pontevedra y desaparece justo en las fiestas de la Peregrina. Precisamente ese domingo es cuando se la saca de procesión, que en Pontevedra es algo muy importante y la Virgen desaparece. Lógicamente hay un trasfondo, si no no iría este equipo de investigación que está dedicado a crímenes. Aparece una pintada con el nombre de Paola, “Paola, es tu hora”. Paola y su equipo se desplazan a Pontevedra, donde van a conocer a gente del equipo local y va a aparecer un invitado, que es el guardián de las flores, que sólo sale en la primera, segunda y esta sexta de las obras de la saga, y él acaba siendo muy importante en la investigación. Hay un robo de una joyería, una serie de asesinatos y todo se va a volver un poco loco hasta que llegue el desenlace. Es volver un poco a los orígenes de la saga y volver a las leyendas, en este caso, urbanas.

En esta época en que todo son películas, series… ¿qué crees que aporta el mundo de la lectura?

Yo creo que es mucho más imaginativo. Tú coges un libro y no sabes cómo son los personajes. Yo procuro no describir demasiado, porque me gusta que la gente se haga una imagen de los personajes a su manera. Siempre hago encuestas en Facebook y pregunto por ejemplo “¿De qué color tiene el pelo Paola?” Y sale “pelirrojo, moreno…” porque la literatura al final es imaginación, entretenimiento, que la persona se siente en el sofá, se olvide de sus problemas y disfrute con la historia. A mí me gusta mucho el cine y las series y las disfruto, pero es distinto, te lo dan todo más masticado y aquí no, aquí hay mucho más de imaginación, de pensar…

¿Te gustaría añadir algo más?

Que es un placer haber charlado contigo, que Los Mallos es una zona a la que tengo muchísimo cariño, porque de pequeño estuve mucho por aquí, en el Borrallón, con mis primos… Y animar a la gente a leer y a apoyar el producto local, música, escritores, teatro, porque al final, parece que valoramos más lo de afuera que lo de aquí y, como yo digo los grandes artistas salieron de su casa, eran autores locales en algún momento de su historia. Sin ese apoyo de la gente, nunca van a llegar a nada. Yo me siento afortunado, porque reconozco que en mi ciudad tengo suerte, pero me gustaría que lo hiciéramos con todo, apoyar a los grupos de música como hacemos con el deporte.

¿Cómo ha sido esto de hacer esta primera firma y puesta a la venta en Librería Couceiro?

Son una librería que se ha portado maravillosamente conmigo, que han vendido muchísimos libros. Los libreros son una parte muy importante de nuestra sociedad, porque al final, mi libro si lo tienen escondido y no dicen nada, hay miles de libros de editoriales fuertes delante, pero gracias a gente como ellas, como la gente de Arenas, de Nobel, que siempre tienen el detalle de, a los autores locales, echarles una mano y recomendarlos. Y por otro lado, a mí me encanta la comunicación con la gente y ya que no se pueden hacer presentaciones de libros, pues una firma, una charlita de dos o tres minutos con cada persona y encantado de la vida. Si viene uno, para mí ya está el trabajo hecho, porque ya es una persona a la que le interesa tu trabajo.

Comentarios
“La Virgen de la Peregrina” es una novela policía ambientada en leyendas gallegas