La vergüenza de España

Esta semana conocíamos a través de los medios de comunicación que miembros de la familia real española en este caso las infantas, hermanas del rey actual de españa Felipe VI, la señora Elena de Borbón y su hermana Cristina han sido vacunadas contra la COVID-19 en una visita a su padre huido en los Emiratos Árabes, el rey emérito Juan Carlos I.

IMG_20210303_153537_139
IMG_20210303_153537_139

Mientras, en nuestro país millones de ciudadanos y ciudadanas de alto riesgo y muchas con patologías graves siguen sin estar vacunados y vacunadas.

A través de la prensa, también nos hacíamos eco de que la embajada de los Emiratos Árabes confirmaba que pagar por recibir vacunas contra la COVID-19 es ilegal en dicho país. Parece ser que los borbones llevan la ilegalidad por bandera, en nuestro país y a el país al que visitan.

La familia real en nuestro país solo tiene que cumplir una labor y es ejercer la más alta representación de su nación, es decir, ser una figura meramente representativa, pero viendo todos los escándalos que salen día sí y día también sobre los miembros de dicha familia, ¿están ejerciendo su labor de representar al pueblo español?

En mi humilde opinión es obvio que no. Tenemos a Juan Carlos I, rey emérito, huído de su país por supuestamente,(escribo supuestamente no vaya a ser que se me impute por injurias a la corona) estar involucrado en una trama de comisiones ilegales en las que él es uno de los beneficiarios.

Si seguimos bajando de rango, tenemos a su hija, la infanta Cristina de Borbón, condenada por responsabilidad a título lucrativo sobre el Caso Nóos, en el que a su marido Iñaki Urdargarin ha sido condenado a seis años y tres meses de prisión por desviar recursos públicos para enriquecerse.

En esta familia no se libra ninguno porque si nos centramos en Victoria Federica, hija de la infanta Elena de Borbón, vemos como ha sido pillada en una fiesta ilegal en plena pandemia sin respetar las medidas de seguridad. No pasa nada porque no pone en peligro a su madre, al ella ser superior al resto de la población y ya estar vacunada.

Cuando salían todas estas noticias, veíamos al poder mediático, ese cuarto poder, ese poder que a veces hay que recordarle que la libertad de información es el derecho de la ciudadanía a recibir información veraz, no el derecho del poder mediático a mentir sin réplica, veíamos como seguían blanqueando la imagen de la monarquía española.

Y yo me preguntaba ¿qué dirán ahora los medios de comunicación del IBEX 35 con esta vergonzosa noticia sobre la vacunación de las hermanas del rey Felipe VI ? Pues que el rey no se había vacunado y que era un héroe por no hacerlo.

Mi indignación y la de la gran mayoría de la población, no puede más, por eso quería escribir en este artículo.

Los héroes es la juventud que está precarizada y sigue estudiando aún sabiendo que tiene un futuro negro, sabiendo que tiene una mínima posibilidad de trabajar de lo que ha estudiado.

Héroes son las miles de trabajadoras y trabajadores de la sanidad pública que están doblando turnos, sin estar vacunadas, para salvar vidas.

Héroes son los trabajadores de Alú Ibérica que están todos los días en la calle, luchando por un futuro en nuestro país y en mi ciudad, al grito de: Sin industria, no hay futuro.

Podría seguir enumerando cientos de miles de héroes, pero quiero acabar diciendo que la familia real no son héroes, son caraduras con impunidad, y ahora algunos miembros también con inmunidad, para hacer lo que quieran sin poder ser juzgados.

Por todo ello es necesario que en España se implante una República.

Es lo democrático, es el modelo que permite juzgar a todos los cargos públicos elegidos por el pueblo, no por el dictador Francisco Franco, es el modelo que pedimos a gritos la juventud de este país, es el modelo que busca un país más igualitario, un país feminista.

Comentarios