El arte de envejecer bien

Una nueva tendencia llamada wellaging sustituye al antiaging

Crónicas de una boticaria de barrio

venusflytraps
venusflytraps

La vida pasa, pero tú “estás igual, estás como siempre”, ese es uno de los cumplidos que podemos recibir de aquellos que no nos ven hace tiempo. Sin embargo, la única verdad es, que si estamos vivos, es debido a que hemos cumplido años. Nos pasamos toda la vida envejeciendo. Se conoce como exposoma al conjunto de factores ambientales y de exposición a los que estamos sometidos, cada persona, desde el momento que nacemos hasta que nos morimos, y esa exposición continuada, desgasta.

La presión por mantener una estética concreta nos llega a través del cine, las revistas y esa imposición cultural contra la que ha nacido un nuevo movimiento, el wellaging, que se rebela contra las exigencias sociales de mantenerse bella y joven para no volvernos invisibles.

La mayoría de las mujeres mayores de 40 años, según un estudio europeo, no tienen ningún problema en revelar su edad. Quieren envejecer con salud y adelantarse a los efectos del paso del tiempo. No hay 'síndrome de Peter Pan', ni la búsqueda desesperada de sentirse más jóvenes. La estabilidad y la serenidad es el premio. Estas últimas décadas, ligado al acceso a la educación y conquistada la independencia económica, hemos crecido en autoconocimiento y ha mejorado la percepción que tenemos de nosotras mismas, por eso buscamos un buen aspecto por encima de una juventud forzada, y apostamos por el atractivo del gesto y la salud cutánea, más que por intervenciones estéticas que sean tan drásticas que transformen nuestro rostro anulando nuestra personalidad. 

La nueva forma de cuidarse busca prevenir los signos de la edad y cuidar la piel realizando tratamientos muy naturales. Y esa es la filosofía de Lp10 Lab,  que trata de prestar especial atención a disminuir las huellas del estrés y del cansancio sin necesidad de recurrir a productos o cirugías invasivas y con resultados muy llamativos. Es el arte del buen envejecer.

Este movimiento propone usar ingredientes naturales en nuestros cosméticos que aporten los nutrientes necesarios para prevenir los signos de envejecimiento, sin que se note de forma evidente. Se buscan resultados naturales en el rostro, que no modifiquen su expresión ni sus formas.

Este movimiento se originó en Japón y es un concepto totalmente opuesto al anti-aging.  Este es su decálogo:

  1. Para envejecer de manera natural hay que prestar atención al descanso.
  2. Mantener la salud y el bienestar por medio de la dieta y del ejercicio físico.
  3. Respeta los rasgos, corregir las facciones naturales traiciona nuestra expresión natural. Se busca resaltar los puntos fuertes del rostro, aumentando la belleza natural de cada persona.
  4. El wellaging se empieza de joven, haciendo prevención, reforzando la barrera cutánea de los daños producidos por la contaminación y el sol.
  5. Controla el estrés, evita el tabaco y la comida ultraprocesada. La Dra. Otilia Quireza aconseja dejar de comer los tres blancos (azúcares refinados, harinas blancas y lácteos), todo ello se verá reflejado en tu rostro y en el cuerpo.
  6. Lleva tu edad con naturalidad, potencia lo que te hace diferente, busca tu mejor versión.
  7. “Somos lo que comemos”. Es recomendable llevar una dieta en la que se incluyan alimentos ricos en antioxidantes, y vitaminas C y E. Estos nutrientes se encuentran en frutos secos, el pimiento, brócoli, cítricos, el melón, naranja, mandarinas o el kiwi, entre otros muchos. 
  8. Hidrata diariamente tu cuerpo, por dentro, tomando agua suficiente y, por fuera, mediante cosméticos que eviten la pérdida de humedad y que contengan factores de hidratación.
  9. Utiliza productos que favorezcan la microbiota, el ph de la piel en equilibrio y que funcionen como reparadores del daño celular. Existen plantas como la centella asiática que funcionan como factores de crecimiento y reparan eficazmente el daño celular.
  10. La gimnasia facial y la forma de aplicar nuestros cosméticos son el 50% del éxito de nuestro protocolo de cuidados.

 

Comentarios