Vamos a poner nuestro cuerpo de diez

Todos sabemos que cuidar la alimentación y tener una vida activa son el primer paso.

Tratamientos (imagen de Isabel F. Palomo)
Tratamientos (imagen de Isabel F. Palomo)

Lo más natural es consumir productos de temporada, es mejor para nuestro organismo y para el medioambiente y para la sana economía de nuestro entorno. El primer consejo para nuestro cuerpo, nuestra salud y nuestro bolsillo es comprar productos de proximidad.

Los colores naranjas y rojos dominarán nuestra cesta de frutas. Melocotones, sandías, melones y ciruelas. Las verduras de la época son el calabacín, los pimientos y los espárragos. Todos juntos o por separado se pueden degustar como smoothies, zumos, crudités, gazpachos, pistos y en ricas ensaladas llenas de color. También hay que escoger los pescados de temporada. Antes de que lleguen las sardinas, podemos disfrutar del bonito, el cabracho y el rodaballo. Al espeto en un chiringuito de playa  o a la plancha en nuestra casa. Esta alimentación además de conservar nuestra línea aporta vitaminas y minerales que mejorarán nuestra resistencia al daño solar y permitirán que obtengamos un bronceado seguro y duradero. La belleza  empieza en el interior, ya lo dijo Hipócrates, “que tu alimento sea tu mejor medicamento”. Por eso, desde ya, hay que hidratarse. Lo mejor, el agua, también consumir cítricos, mejor completos que solo el zumo, porque la fibra arrastrará la grasa en el proceso digestivo. Lo que mucha gente no sabe es que la naranja y el limón tienen propiedades antiinflamatorias y quema grasas.

No hace falta decir que los refrescos, mejor lejos, porque el gas no ayuda a rebajar la tensión del abdomen, que el azúcar dispara la producción de insulina que termina derivando en acumulación de grasa. Que mucha sal retiene líquidos y que la celulitis se hace fuerte con las harinas refinadas. Mejor aliarse con la piña, el apio y la alcachofa con propiedades drenantes y diuréticas y con la espinaca y el plátano por su contenido en potasio.

Un poco de acción

Moverse, caminar, nadar, montar en bici, bailar, todo suma, aporta gracia y  flexibilidad a nuestros movimientos, la belleza no es algo estático y tiene mucho que ver con nuestra forma de caminar, de movernos, e incluso de cómo estamos de pie. El ejercicio cardiovascular nos va a hacer consumir toda esa energía acumulada en forma de grasa que se pegó a nuestra vida y que ahora luchamos por dejar atrás. En el gimnasio, al aire libre, con un preparador físico presencial o en la pantalla, un youtuber también vale, pero hacer ejercicio es indispensable en nuestro plan. Será por opciones.

La mayoría de las web especializadas en ejercicio para mejorar nuestra apariencia física coinciden en que hay que combinar el cardio con el ejercicio de fuerza. No hay secretos, a todos nos suenan las sentadillas, las flexiones, las tracciones, las zancadas, la tabla, los burpees, depende de nuestro estado de partida y de la situación de nuestras articulaciones. A todo se llega, pero poco a poco. No valen excusas. Si queremos cambiar alguna cosilla hay que ponerse manos a la obra, nunca es tarde, y si lo fuera, siempre tendremos en el horizonte ponernos un cuerpo diez de cara a las fiestas navideñas.

Cremas y tratamientos 10

Existen infinidad de principios activos cosméticos que ayudan realmente a reafirmar y que son indispensables para tonificar el cuerpo, acabar de una vez con la grasa localizada, la celulitis y la flacidez.

La pérdida de tono muscular afecta a más de un 80% de mujeres. La principal causa son las continuas dietas que producen cambios bruscos de peso. A los varones se les acumula más la grasa en el abdomen y es una de sus peleas, a nosotras en los glúteos y caderas, ya se sabe que las hormonas localizan los excesos en función del sexo en distintos lugares.

La grasa localizada primaria, la que se concentra en caderas, rodillas y muslos es de origen hereditario y la lucha es injusta y desigual, pero aquella que se deposita en abdomen, papada, y brazos está relacionada con los malos hábitos alimentarios y el sedentarismo. En estas zonas podemos tomar medidas eficaces con excelentes resultados.

Técnicas manuales y fórmulas específicas recomendadas:

Tratamiento anticelulítico en cabina con fórmula 24/7 a base de fisetina y frambiona.

Cuatro sesiones cada dos días que activarán la lipolisis basal para que nuestro cuerpo siga drenando incluso mientras duerme.

Debe incluir un tratamiento que estimule también la lipolisis inducida por la adrenalina, la que se produce durante el ejercicio y situaciones de estrés y se paraliza con la ingesta de alimentos . Este tratamiento a base de cafeína, MSM, fisetina y frambiona evita que una vez que hay grasas en el torrente sanguíneo se conviertan en adipocitos maduros y vuelva a empezar el ciclo.

Tratamiento reductor local (la búsqueda de la perfección) una o dos sesiones

Indicado para quienes están en forma y quieren tonificar o reafirmar una zona concreta.

En función de la zona se usan vendas frías, emplastos de lodos o algas.

Conviene la aplicación de una fórmula de laminaría, hiedra y guaraná acompañado de un profundo masaje drenante y linfático. Es infalible.

Tratamiento antiestrías (4 sesiones)

Resultados visibles en 28 días. Hay una fórmula vegana y apta para el embarazo que actúa en las estrías rojas y en las blancas. El astrágalo que contiene es un secreto milenario de la medicina tradicional china ya que actúa como factor de crecimiento, de ahí su efecto de reparación profunda que también mejora la elasticidad y firmeza de la piel.

Tratamiento reafirmante de senos (2 sesiones y alguna de refuerzo al cabo de tres meses)

La kigelia africana es el secreto de las mujeres africanas que sufren descolgamiento del pecho. Con masaje reafirmante y este extracto tensor se puede recuperar la tersura de nuestro pecho.

Para los dolores, las piernas inquietas y los tics, aceite de magnesio

El magnesio es un mineral que actúa en el sistema nervioso y proporciona tranquilidad. Es imprescindible para el organismo y suele faltar en nuestra dieta, ya que la agricultura intensiva deja el terreno sin este precioso mineral. La mejor forma de tomarlo es como cloruro de magnesio, una cucharadita diaria, también como sulfato de magnesio (sales de Epson). Controla la ansiedad, los miedos, es especialmente eficaz para tics nerviosos, depresión y estrés. Previene la trombosis las inflamaciones y los problemas cardiacos.

En botica se lleva elaborando de forma tradicional el aceite de magnesio para dar friegas analgésicas y mejorar la movilidad de las articulaciones.

Ariana F. Palomo
Farmacéutica e investigadora en Comunicación en la USC. CEO en Lp10 LAB S.L.
Cada piel es única, su fórmula también. 
Cosmética a medida Lp10

www.lp10.es

Comentarios