conflicto Ucrania

La guerra en Ucrania: otras miradas 1

No sé si existe algún otro conflicto armado (operación militar, invasión, como quieran) con más fake news que este. Las partes, mezclando todo con todo, compiten en difundir sus versiones sin la más mínima preocupación por chequear la veracidad de los hechos.
La guerra en Ucrania: otras miradas 1
Guerra
Guerra

Pressenza  - Moscú, Rusia - Oleg Yasinsky

No sé si existe algún otro conflicto armado (operación militar, invasión, como quieran) con más fake news que este. Las partes, mezclando todo con todo, compiten en difundir sus versiones sin la más mínima preocupación por chequear la veracidad de los hechos. El arte de la fabricación y la difusión de las mentiras llega a tales proporciones que la gente común ya debería decidir en quién creer ciegamente o dejar de ver las noticias. Es la manera más eficiente y contemporánea para desvalorizar las vidas de todas las víctimas. Lo único real son los muertos, muchos muertos que sirven o no a una u otra campaña de propaganda.

Desde una clara postura de rechazo y condena a esta guerra, necesitamos destacar también que la unilateral, extremadamente superficial y malintencionada campaña mediática del Occidente en contra de Rusia, esconde otros intereses y complicidades y echa más leña al fuego. Ninguna otra guerra fue tan censurada como ésta en las redes sociales, condenando y prohibiendo cualquier opinión o duda que resulte incómoda para sus dueños, caracterizadora como “propaganda pro-rusa”. Para entender la tragedia necesitamos muchos contextos y más información. Sin prejuicios y escuchando a todas las partes honestas, más allá de las propias simpatías políticas. No dudo que las hay en todas las trincheras. También sabemos que son pocas.

En estos días y noches conversamos con muchos amigos en Rusia y Ucrania, tratando de construir entre todos un cuadro más completo de los trágicos sucesos. Explicando lo inexplicable.

Con esta publicación, algo desordenada, queremos iniciar una serie de publicaciones que son resúmenes de nuestros intercambios. Tal vez podrían ser un aporte para detener la guerra en nuestro país o por lo menos una lección para otros.

Estas son dos conversaciones con dos amigos en Rusia, que por ahora prefieren mantener su anonimato por razones personales. Van acompañados con una pequeña investigación inexperta y sin recursos, vía Google, guiada por la única intención de entender algo más los orígenes de esta pesadilla.

Aquí va:

Las acusaciones de que el Pentágono intenta crear armas biológicas étnicamente orientadas, para difundir enfermedades entre determinados grupos de la población con ayuda de insectos y aves migratorias, suenan como un absurdo total e incoherente. Entre rusos y ucranianos prácticamente no existen diferencias genéticas, y en el caso de su utilización, estas armas golpearían a la misma Ucrania.

Sin embargo, las investigaciones teóricas en este rubro no son ningún invento. Según un material del conocido periódico inglés The Guardian, sobre un posible riesgo de ataques biológicos contra determinados grupos étnicos, la Asociación Médica Británica (BMA) advertía ya en el año 2004.

https://www.theguardian.com/science/2004/oct/28/thisweekssciencequestions.weaponstechnology

Sobre el peligro de este tipo de armas advertía también en 1997 el ex ministro de Defensa de los EEUU William Cohen. El tema de las armas étnicas se discutía en la Conferencia Internacional de la Cruz Roja en el 2005, llegando a la conclusión sobre la peligrosidad real de la creación de este tipo de armas. En el 2008 el tema se discutía en el Congreso de los EEUU. En diciembre del 2020 los riesgos de las armas biológicas étnicas, en relación al brote de coronavirus en Wuhan, eran analizados por la prestigiosa revista norteamericana “Boletín de científicos nucleares”.

https://thebulletin.org/premium/2020-12/how-to-protect-the-world-from-ultra-targeted-biological-weapons/

El 25 de febrero de este año, la misma revista transmitió las palabras de Robert Pope, el director del programa «de la disminución del riesgo biológico” que maneja una red de laboratorios biológicos norteamericanos en Ucrania, creados por el ministerio de Defensa de los EEUU. Pope expresó la preocupación que la invasión rusa puede generar un brote de las enfermedades peligrosas por los patógenos que se guardan en esos laboratorios, incluyendo “las posibles muestras de las armas biológicas soviéticas”. El director del programa agregó que los materiales de los laboratorios biológicos son peligrosos no solo para las personas sino también para la ecología ucraniana, indicando un patógeno concreto: la peste porcina africana.

https://thebulletin.org/2022/02/us-official-russian-invasion-of-ukraine-risks-release-of-dangerous-pathogens/

El 8 de marzo la Vice Secretaria de Estado de los EEUU, Victoria Nuland, confirmó que en Ucrania existen laboratorios biológicos norteamericanos, y si sus materiales caen en manos de Rusia pueden presentar un peligro. Los comentaristas testigos agregan que Nuland lo dijo con una voz temblorosa por el nerviosismo. Prácticamente una confirmación por parte de los EEUU de las investigaciones que pueden generar las armas biológicas, discutió detalladamente el canal televisivo norteamericano Fox News.

https://www.foxnews.com/opinion/tucker-we-have-right-know-this

El uso de las aves y de los parásitos como distribuidores de las armas biológicas se discutió por autores de varias publicaciones en las reconocidas revistas científicas norteamericanas. Se analizaba no solo el peligro a las vidas de las personas, sino también una planificada destrucción del equilibrio ecológico y de la economía por la posibilidad del contagio de las plantas y de los animales. En el 1985 estos riesgos eran analizados por el Washington Post.

https://www.washingtonpost.com/archive/lifestyle/magazine/1985/05/12/science/bd1e9eff-157f-4fb7-97a5-e0e270315bcf/

https://academic.oup.com/bioscience/article/52/7/583/247983

Y ¿qué pasa con las armas nucleares? Solo un ejemplo. En las discusiones en las redes se habló mucho sobre extrañas relaciones entre los grupos ucranianos neo-nazis y la ultra-derecha israelí. Uno de los fundadores del batallón paramilitar ucraniano “Azov” se llama Natan Chazin, es de religión judía. Un representante de la comunidad judía ortodoxa de los EEUU nos contó que Chazin vivió en Israel no más de dos años, nunca estuvo en el ejercito israelí, luego se fue a los EEUU, visitando con regularidad su patria, Ucrania.

Un periodista judío norteamericano asegura que este paramilitar ucraniano vivió muchos años en Monsey, un suburbio hasídico de Nueva York, donde tenía una tranquila vida familiar, con cierta regularidad viajaba a Ucrania por sus negocios, pero después de los acontecimientos del 2014 en Ucrania definitivamente se mudó de los EEUU a Kiev, por razones netamente personales. A pesar de eso, algunos medios ucranianos afirman que Natan Chazin es un empresario israelí, un experto militar y ex oficial de las fuerzas especiales israelitas.

El mismo Chazin afirmaba en una entrevista que durante el golpe del 2014 él personalmente mató a un policía ucraniano, se convirtió en uno de los fundadores del regimiento “Azov” y de la “centena judía” (grupo de choque de 100 personas organizadas para derrotar al gobierno del ex presidente ucraniano Viktor Yanukovich) y luego proveía al ejercito ucraniano con drones norteamericanos, que a él personalmente no le gustaban mucho. Siendo el consejero del jefe del Estado Mayor ucraniano, Chazin los llamó en 2016 “la chatarra vieja”. Esa afirmación no sorprende, ya que el 15 de marzo de este año, el presidente ucraniano Zelenski y el Congreso de los EEUU pidieron a la Casa Blanca… entregar a Ucrania los viejos armamentos soviéticos. Parece que se trata del resto de las armas que hay en los países del Báltico o ex miembros del Pacto de Varsovia.

https://edition.cnn.com/2022/03/15/politics/biden-congress-soviet-made-weapons-ukraine/index.html

Las publicaciones y las conversaciones en la página de Natan Chazin en Facebook desconciertan. La mayor parte de las llamadas está allí en un mal inglés. El 12 de febrero él escribía: “Biden, envía las tropas!” y “Bandera tenía razón!“, el 13 de febrero él puso: “Estamos construyendo armas nucleares” y, en inglés, llamó a usarlas para el ataque.

Natan Chazin:

Keeping it cool

And the one who is the one who is going to be in the middle of the day

WE ARE BUILDING AN ATOMIC WEAPON

UKRAINE!
MAKE NUKE AGAIN!

Let“s go Brandon!

El 22 de febrero Chazin siguió llamando a destruir Rusia, incluyendo ciberataques y aniquilamiento de los partidarios de la Federación de Rusia en todo el mundo. El mismo día, respondiendo a su llamado de conseguir armas nucleares, su compartidario israelí, un tal Mendy Greenfeld, le respondió en hebreo que “es suficiente sólo abrir el sarcófago en Chernobyl y listo”.

Ya después del inicio de los combates, el 2 de marzo, en la página de Chazin, fue publicada la lista “para fusilar” de los miembros del Parlamento Europeo, que se declararon en contra del ingreso de Ucrania a la Unión Europea. Su compartidaria de nombre Maryna Levitska llamó a conseguir teléfonos y direcciones de domicilios privados de esos diputados. El 3 de marzo el autor de la página llamó a prohibir en Ucrania todos los partidos de oposición y procesar a sus miembros por un tribunal. El 6 de marzo en la página de Chazin apareció una nueva consigna, en ucraniano y en inglés: «Muchachos, rápido pintemos de otro color las máquinas enemigas. Cada día hacer una seña nueva”. Es difícil interpretarlo de otra forma que no un llamado a sabotajes y falsificación del actuar militar ruso.

Es interesante que Chazin expresó su extrema molestia por la no disponibilidad de los EEUU de ayudar a Ucrania. La discusión fue en la pagina de la ex generala norteamericana Kelly Ann Fisher, quien el 5 de marzo, publicó su nueva foto en su perfil en Facebook, donde con un uniforme paramilitar ella posa al lado de Chazin en Ucrania. Fisher, de una manera elegante, expresó su lástima por los acontecimientos en Ucrania y amablemente se desentendió de sus amigos paramilitares nacionalistas ucranianos, a quienes muy probablemente, enseñaba y consultaba.

Uno de nuestros contactos rusos se queja de que Facebook inmediatamente después del inicio de la guerra, empezó a bloquear -por la supuesta propaganda rusa- a cualquier cuestionamiento crítico de las versiones occidentales. Así que una gran parte de las interesantes conversaciones políticas pasó de las redes sociales a los chats privados. Él cuenta:

– Hace unos días yo estaba convencido que Putin se volvió loco bajo la presión, no aguantó las provocaciones norteamericanas. Sigo absolutamente en contra de la invasión, pero ya se me aclararon muchos nuevos detalles. Personalmente no tengo dudas de que los círculos ultranacionalistas ucranianos, muy cercanos a su gobierno, realmente esperaban conseguir si no las armas nucleares, entonces por lo menos los materiales radioactivos para producir “la bomba sucia”.

Las armas biológicas se estaban preparando con toda seguridad, de eso no tengo dudas. Existen publicaciones científicas concretas de las principales universidades de los EEUU donde teóricamente se discutía la distribución de los patógenos por las aves y los patógenos preparados especialmente para ciertos grupos de la población según las peculiaridades de su DNA. O sea, dirigidos a ciertas razas humanas y nacionalidades. No es ningún delirio, ustedes mismos pueden googlear y encontrar estos trabajos.

Tengo la impresión que Putin fue abatido por un enorme flujo de todo tipo de provocaciones. De otra forma no me puedo explicar ¿por qué los paramilitares del “Azov” dirigidos por los EEUU, pedían abiertamente y a gritos los actos de “terrorismo nuclear”?, ¿para qué el Pentágono hacía esos experimentos biológicos tan peligrosos para todos y tan extraños? Mi respuesta: para amedrentar, para enfrentar dos países, para incendiar este conflicto.

Las armas químicas son otra cosa. El cloro y el fosgeno son elementos de fácil acceso para todo el mundo. Fabricar el gas mostaza es bastante sencillo. Por eso las armas químicas de este nivel artesanal no se cuentan, los puede fabricar cualquiera, igual que los explosivos o fusiles en un torno. Aun más, para un ataque químico es suficiente conseguir una partida de cloro desde cualquier empresa. Y será muy difícil demostrar las malas intenciones de los fabricantes de un producto tan difundido. El fosgeno se usa ampliamente en la industria de pinturas y barnices. Hasta el sarín se consigue, incluso los AUM Shinrikyo pudieron conseguirlo, aunque el riesgo de morir para los fabricantes descuidados es de casi un 100%.

¡Y el nivel de los fake news! Por ejemplo en Google hay fotos del hospital de la maternidad en Mariupol. Es otro, aunque muy parecido al complejo de edificios estándar. Estas fotos están en la web del hospital de Mariupol. Es otro patio, y las ventanas y entradas están ubicadas de modo un poco diferente. Traté de explicar esto a algunas personas en el Occidente. Su respuesta fue muy típica: “tú vives en Rusia, te envenenaron el cerebro y no vamos a hacer caso a tus mentiras”. Lo peor es que después de estas mentiras ampliamente difundidas por todo el mundo, muchos dejan de creer en las muertes reales de tantos civiles. Y eso solo enciende el odio, las sospechas y el guerrillerismo por ambos lados. ¿Para qué difunden estas mentiras? Justamente para eso.

Aquí esta el sitio del complejo hospitalario de Mariupol donde se encuentra el hospital de la maternidad numero 3:

http://mariupol.medkontrol.pro/mtmo-zdorovya-rebenka-i-zhenshhiny/rodilnoe-otdelenie

Es otro edificio. Aquí está la fachada de la entrada principal a este centro médico. En el link hay fotos de un local que requiere reparación. Se parece muchísimo a las imágenes del “bombardeo”.

https://mariupolrada.gov.ua/ru/news/viddilennja-3-i-miskoi-likarni-vidremontujut-ta-osnastjat-novim-obladnannjam

En en video del “bombardeo” el edificio realmente se parece, aunque el hospital de verdad tiene una entrada, las ventanas del primer piso tienen otra ubicación, no hay un edificio continuo a la izquierda, a la derecha una casita de dos pisos con entraditas. Y lo más importante: un patio ordenado con los abetos y un estacionamiento de autos. Lo que aparece en el video es un edificio abandonado. E incluso si está al lado, en el territorio del complejo hospitalario, no es el hospital de la maternidad. Supongo que es uno de los edificios abandonados, que no funciona desde hace tiempo, por eso desde hace tiempo no tiene estacionamiento. Para comparar, el famoso video:

https://www.youtube.com/watch?v=cHGbQfsJOl8

Las filmaciones por mientras, siguen. De repente apareció en Videoquecuenta, una madre muerta con su hijo. Fue publicado el 14 de marzo por NBC. Nuevas imágenes borrosas, confusas, que saltan…

https://www.youtube.com/watch?v=a-k-jo-Amf0

¿Para qué durante todo este tiempo -conscientemente- provocan a los rusos? Está muy claro que eso sólo aumenta los ánimos de patriotismo nacional. Con este mismo fin.

Fíjense en un detalle más: los funcionarios norteamericanos siempre repiten la frase «absolutely unprovoked invasion». Porque entienden perfectamente que es la invasión justamente «provoked».

En Rusia ahora florece el culto de cargo.Es un fenómeno de algunas tribus del Pacífico Sur, que adoran las gigantescas maquetas de los aviones y otras cosas norteamericanas, creyendo que imitar a los norteamericanos les traerá fuerza y bienestar. “¿Por qué América puede bombardear y nosotros no?”. Es el culto de cargo más puro.

El público patriótico ruso armó en todo el país varios atochamientos en las carreteras, hizo enormes colas frente a los McDonalds, para almorzar allí por una última vez. En su gran mayoría se trató del público patriótico. Otra parte se alegra de que en vez de los cheesburgers tendrán sus amados blinis (panqueques rusos NdelT) con caviar.

Lo más terrible es que ya la máquina de la guerra está puesta en marcha y el “No a la guerra” en Rusia es percibido sólo como sinónimo de “Sí a los EEUU”, aunque el lema sea absolutamente bueno y correcto.

Creo que toda esta situación fue organizada con mucha planificación y mucho cinismo. Aunque parece que buscaban un pequeño conflicto, para que disparen un poquito, apliquen todas las sanciones programadas para Rusia y se desentiendan de los problemas de Ucrania. Para el Occidente, los ucranianos son las mismas bestias que los rusos, pero más dóciles para amaestrar.

Casi todos mis conocidos protestan en Rusia contra la guerra, lo hacen más que nada porque estas protestas son contra Putin. No es por amor o compasión por la gente que sufre. Muchos ucranianos ven esta hipocresía, lo que sin embargo no justifica las tendencias nazi en Ucrania, las que desde hace más de 10 años se veían con bastante nitidez.

La propaganda rusa es bastante tosca, se basa en los hechos reales pero los interpreta de una forma extremadamente parcial y termina con las conocidas consignas patrioteras.

Aunque parece paradójico, Rusia se comporta como un matón del barrio, pero respetando más o menos las reglas. Rusia no está acostumbrada a la compleja tradición de la cobardía y el cinismo del Occidente. Hasta el público patriótico ruso piensa que los EEUU se comportan sólo como bandidos, y no es tan así. En Rusia existe un estereotipo de los EEUU como el “gendarme mundial”, pero no entienden para nada que todo ese mundo es mucho más manipulado, cobarde, complejo y perverso.

Por eso creo que esta guerra es más que nada el resultado de una compleja y cobarde provocación. Provocación de múltiples niveles, por parte de las élites imperialistas, concentradas más que nada en los EEUU. Para enfrentar a Rusia con Ucrania y hacer a la Comunidad Europea mas dócil y dependiente de los EEUU. La idea es muy simple, pero su realización es extremadamente enredada. Y aquí tenemos el resultado: por ambas líneas del conflicto muchísima gente contagiada con histeria y con rabia, perdiendo su imagen humana.

Comentarios
La guerra en Ucrania: otras miradas 1