Buscar
18:47h. Lunes, 15 de Octubre de 2018
Winnipeg, España Democrática
Winnipeg, España Democrática

Yo pienso sinceramente que toda persona inteligente, necesariamente tiene que tener la capacidad de entender las emociones de los demás, no puedo creer que siendo inteligente no comprenda el dolor, el sufrimiento, las necesidades de los demás. 

Se pueden tener títulos universitarios, importantes empresas, posición social... si no eres capaz de darte cuenta de otras realidades, o sea, si no eres capaz de ponerte en el lugar de otro ser humano, tu inteligencia está mermada. Yo creo ciertamente, que fuera de toda la ciencia que posees, que fuera de tu ambiente, eres un auténtico BRUTO. 

En una pareja que comparte proyecto de vida, sin empatía, sin ponerse en el lugar del otro, no hay forma de ser feliz, por muy listo que seas. El enorme problema que estamos viviendo, de creciente enfrentamiento en nuestra sociedad (nacionalismos, emigración, racismo, etc.) sólo lo solucionaremos con empatía. 

La empatía es un valor imprescindible en toda persona que posea una conciencia superior, una verdadera inteligencia, dotada de comprensión, solidaridad, tolerancia. Que no quiere decir que abandone sus propios intereses. El enemigo de la empatía es la persona limitada por la estupidez y yo casi diría limitada por la maldad y la maledicencia. 

Estamos en este mundo para intentar ser felices, y tengo la seguridad de que el único camino es comenzar desde el colegio a fomentar la empatía: empatía con nosotros mismos, queriéndonos, comprendiéndonos, para poder comprender a los demás y ponernos en su lugar, de esta suerte: querrás para los demás lo que te gustaría que te hiciesen a ti, eso es: empatía.