Medio ambiente

Por un monte gallego con futuro

Hoy a las 11.00 organizaciones sindicales, ecologistas, rurales, agroalimentarias y ciudadanía se manifestarán frente al Parlamento de Galicia para protestar contra el nuevo Plan Forestal que, todo indica, será aprobado pese a todo. Un proyecto para el monte gallego que este medio centenar de entidades considera un riesgo para el rural, el medioambiente, la biodiversidad, el sector agrario y la tradición mancomunal.

Por un monte gallego con futuro
forestal 01
forestal 01

En Galicia desde 2015 la Consellería de Medio Rural ha venido trabajando junto a diferentes asociaciones relacionadas con el monte en el Consello Forestal Galego, para renovar un plan de 1992 que estaba preocupantemente desfasado y que había sido incumplido en diversas ocasiones. No obstante, la Xunta ha cambiado el rumbo de estos avances y ha presentado el nuevo proyecto que será debatido hoy en el Parlamento.

El nuevo Plan Forestal nace con el claro rechazo de medio centenar de entidades que operan de una manera o de otra en el sector y que no han sido consultadas en ningún momento para su redacción. Aseguran que no se contó con ellas y que la postura del PP es antidemocrática. El Sindicato Galego Labrego señalaba en una rueda de prensa a principios de mes que: “Non  nace con consenso nin participación.”. Ese es el motivo por el que las entidades urgen al Parlamento a rechazar la propuesta y a volver al Consello Forestal para asegurar que el proceso sea participativo. Además, señalan, el plan está diseñado a partir de un inventario de 2009 que se ha quedado anticuado y que no refleja la verdadera situación del monte gallego.

Un decálogo de motivos para el rechazo 

Las asociaciones que convocan la manifestación han redactado un decálogo de motivos por los cuales se muestran radicalmente en contra de esta revisión del plan forestal. Estas razones van desde la eucaliptización de los montes, hasta el peligro para el sector agrario y pasando por las consecuencias negativas para el medioambiente.

  1. Fai unha diagnose ficticia da situación do monte galego a partir dun inventario forestal irreal e desfasado (datos de 2009), que descoñece a superficie de partida do E. globulus e do E. nitens. A 1ª revisión do Plan Forestal debería partir da actualización do Inventario Galego Forestal.
  2. Carece de consenso social. Na súa tramitación non se viron representados todos os axentes sociais vinculados ao monte e ao medio rural.
  3. Responde unicamente a intereses produtivistas e de carácter privado poñendo a ordenación dos usos do monte en mans das empresas madeireiras e forestais, e deixando de lado o interese público e xeral e a necesidade de manter unha reserva ecolóxica de hábitats naturais polo seu valor ecosistémico.
  4. Fomenta o monocultivo e o aumento de especies pirófitas e invasoras ata acadar 1,4 millóns de Ha de piñeiros e eucaliptos en 2040, e o aumento de 3 millóns de m3 de cortas anuais de madeira de baixo valor engadido ata acadar os 12 millóns de m3 de cortas/ano.
  5. Propón aumentar aínda máis a superficie ocupada por eucalipto E. nitens, pese a ter rebasado xa en máis do dobre as previsións para 2030, e en detrimento das masas forestais autóctonas que apenas sufrirán incremento nos vindeiros 20 anos.
  6. Promove a forestación de terras agrarias, ao deixar en mans de empresas madeireiras e forestais máis de 150.000 Ha destes terreos.
  7. Favorece a vulnerabilidade do monte galego fronte ao cambio climático e desvía investimentos destinados a fins de conservación e servizos ambientais para fins produtivistas.
  8. Potencia a proliferación e intensificación dos lumes forestais e a privatización da loita contra os incendios. Non formula solucións para as causas estruturais dos incendios e segue primando o investimento na extinción fronte a prevención. 
  9. Agrava a situación de abandono e desertización do rural galego, impedindo o desenvolvemento dun monte multifuncional que xere riqueza e recursos diversos para as persoas que viven e traballan no rural. Desbota unha vez máis a oportunidade de apostar por un modelo de montes sustentábel, pola madeira de calidade e polo peche dos ciclos produtivos dos distintos aproveitamentos do monte.
  10. Alenta a desaparición dos montes veciñais en man común, favorecendo a súa privatización e a eliminación do carácter xermánico da titularidade veciñal. Propón a revisión da condición de veciño/a comuneiro/a, de dotar as mancomunidades de montes de personalidade xurídica, e que as comunidades de montes tributen no imposto sobre sociedades, como se fosen empresas mercantís.

La petición en change.org que se ha presentado para mostrar el rechazo de la ciudadanía ante el plan, cuenta ya con más de 3200 firmas.La lista de los grupos que se han unido para convocar las protestas y redactar el decálogo es larga y contempla organizaciones de muy diversos tipos y presentes en toda la geografía de la comunidad gallega. Entre ellas están algunas como Ecoloxistas en Acción, Greenpeace, Galicia Ambiental, ADEGA, FRUGA, SGL, CIG...

 

Retirada de la ley de simplificación

Una hora y media después de la manifestación contra el plan forestal, está convocada en la misma localización otra protesta. En este caso el motivo es la ley de simplificación administrativa y reactivación económica y el reparto de los fondos europeos Next Generation. Así, a las 12:30 en frente del Parlamento Gallego se pedirá retirar la ley para redactar un proyecto de consenso, aprobar un nuevo marco normativo para la transición energética justa y democrática, mecanismos  de participación para la inversión de los fondos europeos y más transparencia en todo el proceso de reparto.

La confederación Ecologistas en Acción señala que la ley de simplificación: “O único que fai é desregular a execución de grandes proxectos empresariais de grande impacto ambiental e socioeconómico e, o máis preocupante, deixa sentada a base para que grandes corporacións poidan dispor dos nosos recursos e o noso territorio como desexen e sen control cidadán.” Y, aunque son conscientes de la urgencia de crear un marco legal para el reparto de los fondos, indican que este no puede hacerse de espaldas a la sociedad gallega.

Las entidades que se han postulado en contra de esta ley concretaron su oposición enviando una moción a buena parte de los ayuntamientos gallegos. Hoy reivindicarán sus posiciones delante del parlamento con la intención de que el texto no sea aprobado.

 

Comentarios
Por un monte gallego con futuro