Sanidad pública | Mareas Blancas

No habrá reconstrucción, sin desprivatización

Reflexiones desde la Salud sobre un dictamen de corta y pega para satisfacer a los mercados.

La Comisión para la Reconstrucción mantiene criterios mercantilistas, mantiene un modelo sanitario desaconsejado por el Tribunal de Cuentas Europeo, deteriora la Atención Primaria y no refuerza los recursos humanos.Sigue apuntalando un modelo montado sobre el mercado, el beneficio privado y la competitividad poniendo en peligro la sanidad pública que tanto nos ha costado construir. Para reconstruir hay que revertir el actual proceso de privatización y eso no está planteado en la actual Comisión.

No habrá reconstrucción, sin desprivatización
General
General

Preámbulo: Criterios mercantilistas, políticas en retroceso

Las Mareas blancas queríamos creer que esta Comisión llamada de Reconstrucción, una vez visto el brutal impacto de la pandemia, serviría para: analizar, escuchar, atender, contrastar, corregir… rectificar las causas causantes del fiasco en aquello substancial que es posible rectificar. Pero vamos constatando que no apunta por ahí. Leemos hojas y más hojas donde abunda la literatura, predomina lo ambiguo, lo genérico. Y donde falta lo concreto, sobre todo la autocrítica y el compromiso de corrección. Incluso en los diagnósticos recogidos, que a veces resultan implacables por evidentes, se atiende a interpretaciones contrapuestas y con un peso desproporcionado a favor de criterios economicistas. En ocasiones, las propuestas consiguientes pueden llegar a ser contradictorias e incluso confrontadas y en retroceso respecto de nuestras reivindicaciones de base. 

Así quedamos muy [email protected] por lo concluido en cuanto a más colaboración público-privada como remedio del mal (en lugar de causa directa) y por tanto con más externalizaciones. Sigue el maltrato liquidador de nuestra Atención Primaria (a pesar de loanzas etéreas). Salen reforzados criterios mercantiles y de fondo neoliberal ..,

Toni Barbará, Marea Blanca Catalunya

Por nuestra parte, como movimientos sociales, seguimos abiertos a participar en el desarrollo de capítulos que consideramos interesantes e importantes: Salud Pública, Salud Mental, Financiación del Sistema (más recursos, pero bien invertidos en la estructura de la pública). Trabajo y sus condiciones: calidad, contratación, seguridad y estabilidad. Y sobre todo,  en lo tocante a Participación y Transparencia. Así de explícito lo expuso nuestro compañero Toni Barbarà de Marea Blanca de Cataluña en su comparecencia en dicha Comisión. Con lo escrito y lo que sigue, nos tememos que estamos ante una excepcional ocasión perdida (o no aprovechada) para iniciar el buen camino en la ReConstrucción del auténtico Servicio Nacional y PÚBLICO de Salud. El que resuelve, el nuestro, el que es necesario y urgente recuperar, el que democráticamente exigimos. Y es que,

 NO HAY RECONSTRUCCIÓN, SIN DESPRIVATIZACIÓN

Un modelo sanitario desaconsejado por el Tribunal de Cuentas Europeo                                                                                                                      

Asimismo, desde Mareas Blancas mostramos nuestra preocupación por las recomendaciones sobre Modelo Sanitario del grupo de trabajo de Sanidad y Salud Pública. No sólo pretende desmontar la estructura organizativa y jerarquizada de la Atención Especializada en los Servicios de Salud de las CC.AA. a través del intento de “Dotar a las redes y/o centros sanitarios públicos de personalidad jurídica propia, con competencias para la gestión operativa de su presupuesto, su personal, sus compras y sus contratos” lo que les convertiría en competidores al más puro estilo mercantilista (Propuesta de Resolución 64.1, por suerte eliminada por transacción), sino que además opta por los denostados modelos de “Contratos de Gestión”,  rechazados ampliamente por muchos colectivos de profesionales sanitarios (Propuestas de resolución 64.2 y 64.3 que aún permanecen).

MIguel Ángel Jiménez, Marea Blanca Galicia

Lo que más nos sorprende es la ausencia absoluta de referencia alguna a la mayor infección del SNS durante estos años, que ha sido la privatización de servicios y prestaciones y la continua derivación de fondos públicos hacia la sanidad privada, a través de conciertos, y otras formas perversas de colaboraciones público-privadas. NADA SE HABLA de procesos de desprivatización, ni de las recomendaciones del Tribunal de Cuentas Europeo de marzo de 2018 que critica duramente las asociaciones público-privadas para acometer infraestructuras o servicios públicos por “insuficiencias generalizadas”, “gastos ineficaces”, “falta de transparencia”, “retrasos” y “sobrecostes”, entre otras deficiencias. En definitiva, nada se habla de procesos de desprivatización como única salida para la reconstrucción del SNS.

SIN DESPRIVATIZAR, NO SE PUEDE RECONSTRUIR LA SANIDAD PÚBLICA 

Video: Juanjo Delapeña

Reflexiones críticas referidas a la Atención Primaria (AP)

La crisis sanitaria debida a la pandemia de la Covid19 ha puesto en evidencia la debilidad del sistema sanitario y en particular de la Atención Primiaria (AP), debilidad que se viene arrastrando desde hace años. En el citado documento y en el apartado 15 se dice: “Reforzar los recursos de la AP dotando de un nivel de autonomía a profesionales, equipos y centros”. Sobre este apartado, la crítica que realizamos es que da paso a las Unidades de Gestión Clínicas (UGC), forma de gestión sanitaria que no mejora la eficiencia ni los costes al sistema, ya que dichas UGC lo que pretenden es introducir las reglas del mercado en la Atención Primaria.

Marisa Torres, MEDSAP - Marea Blanca Madrid

El apartado 15.9. del documento dice “Dignificar el trabajo profesional del médico de AP, para dotar de flexibilidad horaria y poder superar los problemas del trabajo a turno fijo de tarde que dificulta la conciliación familiar.”Nuestra crítica es: un 70% de los usuarios también tienen que conciliar, ya que trabajan en turno de mañana, y necesitan una atención directa y personalizada en turno de tarde, tanto para ellos como para personas a su cargo. La solución no es la de recortar horario o introducir la teleconsulta, sino dotar a la AP demás puestos de trabajo dignos para armonizar la asistencia tanto a profesionales como a usuarios. El apartado 18 dice: “Reordenar la AP para atender los centros socio-sanitarios (centros de mayores) para una mejor coordinación con los Servicios Sociales.”Esta atención debería haberse implantado desde el principio; los mayores y personas con discapacidad tienen los mismos derechos que el conjunto de la ciudadanía en el SNS; por lo tanto deben tener asignado su médico, enfermera, Centro de Salud y Hospital de referencia como cualquier otro ciudadano. Ha tenido que llegar la Covid19 para poner en evidencia, a la administración sanitaria, el haberles negado ese derecho durante años.

Además el dictamen adolece de no tener en cuenta a los ciudadanos; no hace ninguna mención a la participación ciudadana en Atención Primaria. Después de lo que estamos pasando con la pandemia, no puede perderse la oportunidad de fortalecer la misma. Tememos que lo único que se va a conseguir con tan tímidas propuestas de reconstrucción para AP, es afianzar el modelo neoliberal que tenemos en la Sanidad Pública y que seguimos sufriendo con el daño y dolor que ha generado.

POR TANTO, DECIMOS NO HABRÁ RECONSTRUCCIÓN SIN DESPRIVATIZACIÓN 

Carlos Barra, MEDSAP - Marea Blanca Madrid

Recursos Humanos, una pieza principal para fortalecer

La política de Recursos Humanos, importante en cualquier organización, desde hace años está ausente en el Sistema Sanitario Público Español. La existencia de un marco normativo, Estatuto Marco, que establece procesos de selección, derecho a la movilidad mediante concursos de traslado, exigencia constitucional de seguir los principios de igualdad, mérito, capacidad, transparencia y limpieza en los procesos de selección así como en el conjunto de contrataciones, no ha impedido que las autonomías hayan incumplido de forma sistemática. Las muy escasas convocatorias de ofertas públicas, así como la vulneración manifiesta del derecho a la movilidad, ha sido lo habitual; importantes recortes de plantillas durante la última década y contratos precarios han propiciado DESMOTIVACIÓN y PÉRDIDA DE SENTIDO DE PERTENENCIA de muchos profesionales. A pesar de ello, la pandemia ha mostrado a profesionales y trabajadores de la Sanidad Pública realizando un trabajo digno de reconocimiento por su entrega, esfuerzo y asunción de riesgos graves para su propia salud. La PRECARIEDAD, ESCASEZ DE PLANTILLAS e INCUMPLIMIENTO DE LOS PROCEDIMIENTOS NORMATIVOS EXISTENTES no pueden mantenerse. Por ello EXIGIMOS:

  1. Dotar a los centros sanitarios de incrementos necesarios de plantilla para prestar una asistencia de calidad tanto en la Atención Primaria como en la Especializada; debe abordarse un estudio riguroso de necesidades en el contexto de un Plan de Recursos Humanos. En tanto se realice, abordar las contrataciones necesarias para asumir con garantías las necesidades existentes.
  2. Convocatorias de OFERTAS PÚBLICAS DE EMPLEO con carácter regular realizadas con respeto a los principios que señala el Estatuto Marco. Asimismo regular el proceso abierto permanente que garantice el Derecho de Movilidad de los profesionales en el conjunto del Estado; permitirá cubrir con rapidez las plazas vacantes estructurales y evitará perniciosas endogamias, ahora existentes.
  3. Dotar al Sistema de un nuevo modelo retributivo que garantice mejores salarios, que permita incentivar la mayor dedicación y esfuerzo. Fidelizar a los profesionales tiene que ser un objetivo del sistema sanitario.
  4. Garantizar desde los servicios públicos la formación continuada de profesionales, con financiación propia. Evitará conflictos de intereses, motivará a los profesionales y permitirá recobrar el sentido de pertenencia, hoy en alguna medida debilitado.

NO PUEDE HABER RECONSTRUCCIÓN SANITARIA, SI PERSISTEN LAS PRIVATIZACIONES 

Las Mareas Blancas sabemos cómo reforzar nuestra Sanidad Publica.                                                                        

Expresamos lo que la mayoría de la ciudadanía: que la sanidad es nuestra y queremos que sea para nosotras y nosotros. Con estas palabras queremos denunciar la situación en la que se encuentra. Que nuestro mensaje llegue hasta el último rincón, para que todas y todos nos demos cuenta que estamos ante la posibilidad de perder algo que hemos tardado muchos años en construir; algo que puede derrumbarse de una vez en muy poco tiempo. Necesitamos ser conscientes del peligro que nuestra Sanidad Pública corre y que no lo tengamos que lamentar más adelante; ni nosotras ni las generaciones siguientes.

José Miguel Rodríguez, Marea Blanca Galicia

PEDIMOS:

1. Auditoria de todas las privatizaciones y externalizaciones realizadas. Paralización de todas las privatizaciones en marcha.

2. Reversión de todas las privatizaciones y externalizaciones.

3. Recuperar para la gestión pública toda la asistencia sanitaria, investigación y todos los elementos que componen la asistencia socio-sanitaria, tanto en atención en el hogar como gestión de residencias de mayores.

4. Dedicación de todos nuestros recursos públicos para la sanidad y la asistencia socio-sanitaria públicas. Por ello: EXIGIMOS una Sanidad 100% Pública, Universal, Sin repagos y de Calidad; es la única que puede salvarnos a todas y todos.

NO HAY RECONSTRUCCIÓN, SI NO HAY DESPRIVATIZACIÓN 

 La Democracia es del pueblo soberano, por y para administrar sus bienes comunes. (art. 1.2 CE )

La política está para facilitar la vida de las personas, en Democracia más; no para liquidarla. Después de cuatro meses de padecimiento colectivo, malestar y miles de muertos, encontramos que quieren dar por bueno un dictamen que es un absoluto asincronismo ante la necesidad sanitaria y la obligación política, además de ser un insulto a la salud colectiva. En definitiva, la sociedad organizada en las Mareas Blancas estamos realmente decepcionadas con lo que se está haciendo en la Comisión por la Reconstrucción de la Sanidad y la Salud. Por ello, hacemos esta llamada de alerta a todo el arco político preguntándoles si sólo se están mirando el dedo y si por ello no alcanzan a mirar el bosque. Estamos indignadas porque todo lo que están recogiendo en sus conclusiones tiene una identidad puramente neoliberal, iniciada con la propia palabra gobernanza, siguiendo con esa intención de promocionar la  multifragmentación en el Servicio Sanitario Público con formas de gestión que definen como "entes independientes” con "titularidad independiente"; algo así como las controvertidas y peligrosas Unidades de Gestión Clínica que no nombran, pero lo son; se recrean en el afianzamiento de lo público-privado; cuestión que  denota que han estado mucho tiempo ahí mirando la pandemia de la Covid19, pero que no se han enterado de nada.

Carmen Esbrí, Coordinadora Estatal de Mareas Blancas

La Covid19 ha puesto en evidencia que la Sanidad Pública está muy, muy debilitada, pero sin nada dentro de lo razonable siguen apuntalando un modelo montado sobre el mercado, el beneficio privado y la competitividad, en un comercio de nuestra salud, que venden y entregan, con el dinero público que debe de ir sólo a nuestra Sanidad Pública.

No entendemos que se empeñen en querer hacer un pacto que no sea para rescatar la Sanidad Pública para una gestión, promoción y producción de gestión directa; de no ser así, están perdiendo mucho tiempo, serán responsables de rematar la desaparición de un Servicio Público fundamental, único capaz de garantizar la Salud. Por ello, les empujamos a la reflexión colectiva que sean verdaderos servidores públicos. Así que les pedimos que recapaciten y no avancen en ese sentido; no va a haber ninguna solución para posibles pandemias, que las va a haber. Esto no es un problema sólo de un virus; el virus es el propio sistema que se está cargando el medio ambiente, las formas de vida, los determinantes; para tener futuro, se requiere la máxima Salud, bien asistida y perfectamente definida.

Eso sólo lo podrán conseguir con una Sanidad 100% pública, sin mercadeo y con participación activa de la ciudadanía. Queremos que, antes de apuntalar el fracaso cultural, social y de salud lo piensen, por favor, o habrán perdido el hilo de la historia para el futuro. Por ello, decimos alto y claro a las señoras diputadas y los señores diputados:

¡NO HABRÁ RECONSTRUCCIÓN, SIN DESPRIVATIZACIÓN !

Comentarios
No habrá reconstrucción, sin desprivatización