Unión Jamonería: la unión de tres

Unión Jamonería surge del empeño y la fuerza de tres mujeres llenas de tesón y espíritu.

Unión Jamonería: la unión de tres
Unión Jamonería 44
Unión Jamonería, la unión de tres

Fabiola Matos 31 años, Bethania Ferrer 51 años y Mibetsy Ferrer 41 años. Bethania es la mamá de Fabiola y hermana  de Mibetsy, son de origen venezolano y residen en nuestro barrio. Conversamos con ellas tres. Desprenden complicidad, con sus miradas se hablan y deciden.

¿Qué os motivó a viajar a España?

“La situación del país”, dice Bethania y sigue comentando, “viajé con mi esposo y una de mis hijas, a mirar, a probar, no tenía pensado abrir mi propio negocio. Sí sabía que íbamos a empezar de nuevo. En Venezuela teníamos un buen cargo en nuestros trabajos, encargados de una tienda. Cuando viajamos sabíamos que íbamos a trabajar en hostelería, ya que en este sector había campo.

Una vez que llegamos comencé a trabajar en el sector, quería saber cómo se desenvolvía.  En Venezuela estudié cocina, pero yo quise mirar cómo era la cocina gallega. En Venezuela también había trabajado con gallegos, así que aquí no tuve ningún problema en adaptarme.

Me fascinó trabajar en la cocina gallega, me gusta cómo se preparan los platos, los productos son muy frescos y se hacen muy rápido, insuperable. Los papás de mi esposo son gallegos, teníamos relación con gallegos en Venezuela y al tener familia aquí eso nos animó y nos ayudó a adaptarnos muy bien

Al año siguiente vino mi hija Fabiola que también comenzó trabajando en hostelería y un año más tarde, mi hermana Bethania. Mi hermana y yo siempre soñamos con trabajar juntas y vivir en la misma ciudad, es un sueño que se está cumpliendo”.

Fabiola nos dice: “Llegué un año más tarde porque estaba en la Universidad estudiando Económicas, una vez que terminé me vine”.

Mibetsy: Fui la última en llegar, no tenía en la mente venirme ya que tengo a mis papás y ya son mayores, pero la misma situación me hizo llegar aquí, vine con mis dos hijos y me recibió mi hermana, comencé a trabajar también en Hostelería y coincidimos mi hermana y yo en un ramo similar en el que estamos ahora y fue cuando nos planteamos la posibilidad de emprender nuestro propio negocio, nos preguntamos ¿y por qué no? ¿y por qué no? Porqué no plantearnos nosotras mismas tener nuestro propio negocio, ahí comenzó todo, fue emocionante”.

Bethania añade: “ha sido una bendición, vivimos las tres en el barrio, la gente del barrio son como nuestra familia, el recibimiento fue espectacular, nosotras somos de La Finisterre. Al principio teníamos cierto temor, era estar al frente de nuestro propio negocio, pero fue maravilloso, te digo que la gente estaba estaba expectante y emocionada de que abriéramos”.

¿Por qué elegisteis esta esquina para abrir el negocio?

Entre las tres cuentan todo el periplo de los comienzos. “Fue una casualidad, mi hermana vive en frente, fuimos a desayunar a un lugar muy bonito y nos miramos y dijimos “ay Dios mío, por qué no un local, ay Señor, guíanos”. Vimos el local que antes ponía se traspasa, pedían veinte mil y no nos venía bien, vimos que quitaron el cartel y pusieron se alquila, llamamos inmediatamente y lo vimos...  ya nos quedamos con él. En dos días conseguimos el local, el dinero.

Esto comenzó dos días antes de que nos confinaran con la Pandemia. ¿Qué hacemos? ¿Devolvemos el dinero o continuamos? Nos decidimos a seguir adelante, las tres estábamos convencidas que queríamos ir para adelante. Fue difícil, en un momento todo nos cambió, la pandemia nos complicó pero queríamos seguir. En plena pandemia desde casa, teléfono, mail las tres no parábamos, íbamos para adelante. En Septiembre del 2020 abrimos. Ya hace 2 años.

Un de las tapas de Unión Jamonería
Un de las tapas de Unión Jamonería

Tenéis mucha variedad de productos...

Bethania comenta, “por eso el nombre, porque en un punto puedes conseguir variedad de productos seleccionados. Tenemos ibéricos, jamón, cecina, lomo, chorizo, salchichón... Selección de quesos, semicurados, curados de 12 hasta 18 meses, los cameros, el queso del país es el rey, el que tenemos viene de Sobrado dos Monxes, super cremoso, riquísimo, le encanta a la gente.

Antes de abrir fuimos a Sobrado dos Monxes para ver cómo hacían los quesos, fue lindísimo. También vendemos empanadas de Laracha, fuimos a conocerlos para verificar que estábamos comprando lo mejor,  igual que el pan que nos recorrimos muchas panaderías de los pueblos del entorno, aquí consigues pan de pueblo además muy variado.

Pensamos que era importante apoyar a los productos del Km 0. Los bizcochos vienen de Carral, todos son de la aldea. Tenemos muchos clientes que ya son mayores y les gustan las comidas de sus pueblos, ya que muchos vienen de allí, así que les traemos un poquito de donde nacieron. Además ellos nos aconsejan mucho y lo hacemos.

Tenemos el proyecto de tener cocina, en este momento ofrecemos comida artesanal, envasada al vacío, menús veganos, también callos, salpicón, pimientos rellenos del piquillo….

Gracias a nuestros clientes, estamos super agradecidas y con el barrio en general por la maravillosa acogida que nos han dado.

Bethania y Fabiola son las cocineras, además de atender al público, y Mibetsy es la que lleva las finanzas, estudió finanzas y le gusta llevar las cuentas, además de también atender al público.

Unión no te deja indiferente, ni al paladar ni el alma que en él se respira.

Comentarios
Unión Jamonería: la unión de tres