¿Cómo prevenir la aparición de ampollas?

Con el cambio de calzado o inicio de las actividades deportivas, las ampollas o rozaduras son motivo muy frecuente de consulta en esta época del año.

Este tipo de lesión puede impedirnos llevar una rutina diaria normal, pasear o incluso complicar el uso de cualquier tipo de calzado. 

Hoy os traemos un poco de información sobre este tipo de lesiones, cómo prevenirlas y cómo tratarlas. 

El factor más importante que debemos tener en cuenta es la prevención: 

¿Cómo prevenimos la aparición de ampollas? 

Pues para eso, debemos conocer el motivo de su aparición. Este tipo de lesiones cutáneas tienen diversa etiología, pueden deberse a: 

  • Roce o fricción continuada: es la causa más común, cambios de roces del calzado (por pasar de zapato abierto a zapato cerrado, calzado más estrecho, costuras, etc.), pero no siempre es culpa del calzado, a veces el roce piel con piel hace que este tipo de lesiones aparezcan por ejemplo entre los dedos. 
  • Quemaduras: bien puede ser por uso de productos como callicidas (los cuales consideramos totalmente desaconsejables), otros productos químicos, o agua demasiado caliente. Debemos tener especial cuidado también a la hora de ponernos al sol en verano, utilizando crema de protección solar también en los pies. 
  • Infecciones: Algunas patologías asociadas a hongos, como por ejemplo el Pie de Atleta, también pueden llegar a producir ampollas. 
  • Exóstosis de Haglund: Se trata de una prominencia en la zona posterior del talón, debido a un cremiento del hueso, generando un roce excesivo en la zona y dando como consecuencia ampollas de repetición.. 
  • Otros: Como reacciones alérgicas, exceso de sudoración o algunas enfermedades cutáneas como dermatitis. 

El buen manejo de este tipo de lesión en su estadío más inicial, será clave para su pronta eliminación y reabsorción. Por el contrario, si no tenemos cuidado y no hacemos un buen manejo de la herida, o esta se repite en el tiempo, podemos ocasionar a la larga un problema mayor. 

¿Cómo tratar la aparición de una ampolla? 

  1. Cuando la ampolla ya ha salido o se encuentra en proceso, lo primero que debemos hacer es lavar bien la herida con agua y jabón, teniendo especial cuidado en intentar no romper la ampolla. 
  2. Secar bien la zona con mucho cuidado a toquecitos y aplicar Povidona Yodada (Betadine®) con una gasa. 
  3. Aconsejamos tapar la ampolla con una gasa y un esparadrapo de buena transpiración, para así evitar más el roce y que la lesión se rompa. 
  4. Si la capa más superficial no se rompe, la ampolla se absorberá sola con estos cuidados. En caso de que se rompa, debemos tratarlo para evitar que se infecte. 
  5. En caso de que la ampolla fuese demasiado grande y nos impidiese caminar, lo ideal sería drenarla, pero nunca retirar la piel más superficial. En cualquier caso, esto deberá ser realizado por un profesional para evitar complicaciones de la lesión.

En conclusión, para evitar la aparición de este tipo de lesiones tan tediosas, se recomienda llevar un calzado adecuado junto con unos calcetines adecuados. Una buena hidratación nos ayudará también a evitar el exceso de rozamiento y evitar la hipersudoración y también será uno de nuestros mejores aliados. 

Cada persona es un mundo y cada caso es diferente, es por ello que cualquier duda o complicación, acudáis a vuestro Podólogo. 

Comentarios