ENTREVISTA A SARA M. BERNARD. PRESENTA POEMARIO “BÓVEDA CELESTE”

Los versos del hambre y la maldita sociedad ¡Libres para nada!

En febrero, presenta su último poemario “Bóveda Celeste”, con la editorial Piedra, Papel, Libros. Sara M. Bernard escritora, periodista y poeta, malagueña. Empezó a escribir a los 11 años, porque se aburría en clase. Ahora estudia sicología para ejercerla, “aunque tenga que ser becaria, otra vez, a los 40”, asegura.

Los versos del hambre y la maldita sociedad ¡Libres para nada!
Sara M. Bernard
Sara M. Bernard

“Hacen falta herramientas sicológicas, porque el mundo está cada vez más complicado. Estamos perdiendo un poco el norte, como sociedad. Con la rapidez de las redes sociales, hacen falta recursos sicológicos. Es parte de la salud”, afirma.

Vive en Coruña desde 2011, donde nace como escritora. En 2017, gana el 2º Combate Poético y es finalista del 3º, y de la Slam-poetry de Santiago de Compostela 2018. Sara se inspira en las vidas de autores como Frank Kafka, Edgar Alan Poe o Emilie Dickinson. “En su época, nunca fueron reconocidos. Se dedicaban a esto, con pasión, al principio no querían enseñarlo, porque les daba vergüenza y luego se convirtieron en referentes literarios”, añade.

Sara comienza autoeditándose, en 2013, con “Generación 30, los versos del hambre”, una historia autobiográfica, que cuenta las penurias por las que pasa una joven escritora, periodista, de altas capacidades, para poder subsistir en un país que forma a sus jóvenes y luego los envía al exilio, a trabajos precarios ó a engrosar las listas del paro.

Sara M Bernard es el último seudónimo que Mónica Lozano eligió para firmar sus obras. “Siempre he utilizado seudónimo para escribir. Es una manía desde pequeña. También he usado otros como Claudia Fortune o Alejandro Fortune, para concursos literarios”.

- ¿Por qué Sara M. Bernard?

- Ya desde muy pequeña empecé a protestar porque no me llamaba Sara. No sé dónde lo escuché. Sobre todo, no me entraba en la cabeza que una persona no pudiera elegir su propio nombre. Bernard es por Bernard Marx, el protagonista de “Un mundo feliz”. La novela, que coincidió con una etapa universitaria, muy simbólica, en la que escribía sin miedo y con tiempo, pensando que quedaba mucho futuro. Y M. es por mi ciudad natal Málaga y, también por mi nombre oficial, que no es María, por cierto.

- ¿Qué te lleva a estudiar periodismo?

- De pequeña me interesaban demasiadas cosas. Quería hacer ciencias, estudié, un año, Químicas. Por circunstancias casuales, y por conocidos, me empezó a interesar el periodismo. Servía, también, para que escribir fuese profesión. En ese momento, el periodismo era estar delante y detrás de una cámara, con un micrófono, diseñando, redactando noticias… Era dedicarse a escribir.

Sara M. Bernard

- Haces también otras cosas, como danza, montaje audiovisual, diseño gráfico…

- Pues, por encima de todo eso soy periodista, todo terreno. He estado en televisión como presentadora, diseñadora gráfica, de cámara, grabando y editando vídeo. Trabajé en radio, prensa escrita, prensa digital… Y sí, también, más jovencita, estudié teatro, a nivel profesional. La danza siempre me ha gustado. En su momento, no había manera de hacer la carrera de ballet. Pero sigo recibiendo clases y procuro introducir la danza en lo que hago.

- ¿En qué influyen la danza y la interpretación para escribir, por ejemplo, una poesía?

Pues, muchas veces, para escribir. Sobre todo pensando en espectáculos o recitales, Jam sesion o Slam poetry se escribe distinto, con un ritmo diferente a la poesía leída nada más… Y sí influye.

- Ganó el combate poético de Coruña 2017 y fue finalista del 2018, también en Santiago de Compostela ¿Le ha ayudado en algo, se siente reconocida por la gente, ahí?

- Sí, ha sido curioso, no me lo esperaba. Alguna vez me han parado por la calle. Y lo último, me crucé con mis vecinos, no los conocía, pero nos cruzamos por las escaleras y me dijeron: pero ¿tú no eres la de los poemas?

- ¿Conocía Coruña , qué es lo que más le gusta de esta ciudad?

- Casi todo. Cuando vine a buscar piso, coincidió con esa semana que hay siempre en verano, que hace mucho sol y hay muchos conciertos. Me encantó el ambiente cultural y marino, la propia ciudad, que es muy bonita. Y, sobre todo, la cultura y las personas. El trato es muy parecido a Málaga.

Sara M. Bernard

- ¿Cree que ha habido un retorno de la poesía como fórmula de expresión popular, no tan elitista, y que está resurgiendo?

- A nivel global, sí, por todas partes, de hecho. No me gusta hablar de generaciones, pero la generación milenial, los más jóvenes, sí se están acostumbrando a las Slam Poetry. Son más interactivas, más visuales. No es un recital al uso. Hay un resurgir de ese concepto nuevo, que es un recital y es poesía, tan seria como la clásica, pero en un formato distinto. La puedes oír directamente de su autor, y la forma de interpretarla, el sentimiento que pone.

- ¿Cree que las Jam de Slam-Poetry estimulan a los autores, son positivas para crear nuevas generaciones de artistas?

- Creo que son muy positivas. Hay gente que llega y no ha recitado nunca, aunque se dedica a escribir y va a un recital o a una Jam, y se anima. Algunos, en cinco minutos escriben algo y salen a recitar. Son buenas, también, para conocer los estilos de cada uno y la diversidad. Aglutinar esa tendencia actual de comunicar, de contarlo y difundirlo todo.

- Al haberse abierto tanto ese concepto de poesía, ¿cómo se definiría ahora ?

- Hay dos tendencias: la poesía contemporánea y la poesía que triunfa, que vende muchos libros, que mueve masas entre los jóvenes. La calidad es discutible, la verdad, es más casi un formato: de tweet, rap, trap, etc… Llega, incluso, a dividir las frases en párrafos. Tiene que haber musicalidad. Con palabras evocar sentimientos y sensaciones, despertar eso en el lector.

¡LIBRES PARA NADA!

- Tienes un blog que se llama “ ¡Libres para nada!”, ¿De dónde viene ese nombre?

- Cuando me quedé sin trabajo en medios, me decanté por abrir un espacio para empezar a publicar temas literarios. El nombre vino de leer “El segundo sexo “de Simone de Beauvoir, que hacía referencia a la civilización clásica. Es por el párrafo donde habla de los romanos, de sus derechos, y de que un individuo no es un ser de segunda clase, cuando habla de la mujer.

Simone se da cuenta que cuando escribía eso seguían las cosas igual, y que, en su opinión, en apariencia, éramos libres, pero en realidad, libres para nada, porque había una serie de cuestiones que estaban en la sociedad coartando la libertad de la mujer. Y le puse ¡Libres para nada!, además, entre exclamaciones.

- ¿Cómo han influido las redes sociales y los audiovisuales a la hora de contar historias?

- Pues, las redes sociales, para mí, son todo. Son, básicamente, dedicarse a leer y a escribir. Porque, en su momento, no había forma de llegar a ningún público y con antelación. Valen, sobre todo, para contactar con interesados y mostrarse.

Cuando todavía no existían las Slam-Poetry sí había algún recital, tipo espectáculo teatral, pero nada más. Y en el tema audiovisual lo mismo. Ahora la tendencia es, sobre todo, por redes, material visual, vídeos, vídeos cortos y también influye esa rapidez.

- ¿Daría algún consejo a los nuevos escritores?

- Si hay alguna idea, que se haga, sin más. Símplemente hacerla. Ahora hay medios digitales, puedes hacer video-poemas y de todo. Quien tenga una idea, que siga adelante.

“BÓVEDA CELESTE” (2019)

Su último poemario Bóveda Celeste, editado por Piedra, Papel, Libros, ha salido este mes de febrero. “Sí, mi último proyecto es la presentación de “Bóveda celeste”. Una presentación en la que habrá un recital con música y danza. Será a partir de marzo. En Jaén, de donde es la editorial, en Coruña y en otros sitios, ya veremos”.

OTROS LIBROS PUBLICADOS

Libros de Sara M. Bernard

Los versos del hambre. Generación 30 (2013). Amazon. Crónica periodística de su periplo laboral.

Oleaje” (2015). Amazon. Poemario.

Bajo el árbol morado. La creatividad maldita” (Proyecto de crowfounding)

Es una especie de ensayo para escritores, sobre el arte de escribir, y la experiencia de 20 años, soportando las musas. Cómo se conjuga eso, con el mundo real. Es una novela auto-biográfica.

MINIAUTOEDICIONES.

Poemarios de 150 versos ilustrados y maquetados de modo artesanal. “Versos recitados. Poesía en la calle” (2017) Los cinco poemas ganadores del Combate Poético 2017, de Coruña.

Noche en Orión”(2018).

CONTACTO

Comentarios
Los versos del hambre y la maldita sociedad ¡Libres para nada!