Buscar
10:03h. Jueves, 19 de Julio de 2018

COOPERACIÓN EXPANDIDA

La humildad del cooperante en tiempos precarios

Presentación do microproxecto «Lóxica. O ecofeminismo na economía da Coruña», este mércores no Papagaio
Presentación do microproxecto «Lóxica. O ecofeminismo na economía da Coruña», este mércores no Papagaio

La cooperación expandida es una fórmula de participación de base y abierta (no mediada) a ciudadanas y ciudadanos “críticas con los modelos tradicionales de cooperación” que pretende “impulsar procesos comunitarios de reflexión y toma de conciencia que luchen por unas relaciones internacionales más justas”.

A Coruña llegó de la mano de dos técnicos del IGADI, Mari y Daniel, que en el verano empezaron a dibujar el concepto en las redes y antes del otoño habían conseguido crear una pequeña comunidad de trabajo: el Aula Local de Cooperación. Era una alternativa para dotar a la gente “de herramientas para comprender el mundo y la cooperación” apoyada por el Concello y la UDC, pero vista con cierto recelo por las oenegés que desarrollan su labor en el ámbito de la cooperación internacional.

No hay dinero para casi nada en estos tiempos; malos tiempos para cooperantes en prácticas que entre el viernes pasado y este miércoles presentaron el resultado de su esfuerzo condensado en cuatro proyectos. El grupo que el viernes se puso delante de clubes y asociaciones deportivas en el Centro Cívico de la Ciudad Vieja para plantear un “hermanamiento deportivo” entre la ciudad y los campamentos saharauis de Tinduf derrochó ilusión y falta de concreción. El proyecto parece verde y necesitado de recursos de todo tipo para madurar. Se busca ayuda.

El miércoles, en el elegante y funcional centro de coworking del Papagayo, en presencia del concejal de Alberto Lema (Emprego), la propuesta para impulsar una economía ecofeminista en el tejido empresarial local pareció preocuparse más por tocar tierra. En torno a la idea de colocar “la vida en el centro” de las relaciones sociales, y con elementos de la economía del bien común, el grupo elaboró una apuesta “por el cambio social” que tenga en cuenta a las empresas. Al menos este grupo ha pensado en qué quiere que acabe la cosa: una guía de buenas prácticas (ecofeministas) para las empresas, construir otras herramientas para la visualización de la alternativa económica que plantea el ecofeminismo y crear “foros de experiencias” en los que ciudadanía y empresas compartan eso.

Expertas y expertos

Puede que lo mejor del programa de Cooperación Expandida durante estos meses hayan sido las jornadas, cada martes durante siete semanas en el Centro Cívico de Os Mallos entre octubre y noviembre. EntreNós ha ido dando cuenta de las conferencias con crónicas sobre las charlas, como la de Jesús Villaverde, del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) y especialista en temas de seguridad, describió el momento actual como la mayor brecha de desigualdad de la Historia, con los estados nacionales debilitados por la desregulación promovida en los ochenta, incapaces de garantizar las necesidades y los derechos básicos. Ese mismo día, Ulrich Schiefer; profesor e investigador en el Centro de Estudios Internacionales del Instituto Universitario de Lisboa, describió las razones del fracaso de la cooperación internacional. Entre ellas, que no se ha tenido suficientemente en cuenta la matriz organizacional de las sociedades a las que se pretendía ayudar, una matriz fuertemente agraria y étnica, mientras las ayudas llegan a las grandes ciudades, despoblando los campos y destruyendo sus bases económicas.  

También hemos publicado entrevistas con varios expertos. Uno de ellos, en comunicación, Pascual Serrano que señaló algunas tendencias interesantes en el sistema mediático del Estado: “Lo que ha pasado en estos años es que se ha roto el oligopolio tradicional que disfrutaban unas cuantas empresas en los quioscos como consecuencia de Internet, los cambios tecnológicos y también de una gran cantidad de periodistas que han salido de los medios tradicionales y que ahora son más pobres, pero más libres. Eso ha derrumbado el oligopolio”. 

 

Las jornadas también trajeron a la activista kurda Nursel Kiliç, quien desde el prisma del feminismo, “unha loita que ten que converterse nunha loita mundial”, advirtió que “canta máis mobilización das mulleres hai en calquera parte do planeta, máis se mobiliza á dereita política. A reacción comprendeu que canto máis se liberen as mulleres máis democracia e máis liberdade haberá, e iso créalles un problema aos Estado-nación, á súa soberanía”.

Erika González, ayer martes en A Coruña horas antes de su conferencia en #Cooperación Expandida

 

Erika González, ayer martes en A Coruña horas antes de su conferencia en #Cooperación Expandida

 

Otra activista, Erika González, del Observatorio de Multinacionales en América Latina, vino para explicar cómo las multinacionales españolas hacen negocio fuera del Estado aprovechando todos los resortes del Estado y recordó que “uno de los instrumentos de la expansión de las empresas españolas ha sido la corrupción, y la corrupción tanto allí como aquí. En este sentido, habría responsabilidades compartidas entre los aparatos estatales del país de origen y de destino así como de las propias empresas. En cuanto al apoyo de España… bueno, es una cuestión histórica, las instituciones del Estado, la Casa Real incluida, vienen acompañando a los negocios, no sólo ahora en la expansión de las multinacionales. Es una política de Estado”. En el cierre del programa, la activista andaluza Mar Correa se refirió a un campo de cooperación que la cooperación expandida intenta subrayar. “Parece que se entende que os problemas co desenvolvemento son algo que sucede noutros países dentro dunha lóxica de Norte/Sur que xa non funciona. Hai parte de cegueira en non querer ver iso, que os problemas da pobreza tamén están aquí, que xa non hai Norte e Sur. E tamén falla a coordinación entre administracións. Cada unha fai a súa propia política. Deberían empezar a integrar en cada política a mirada feminista, a mirada de dereitos humanos, a mirada de sustentabilidade ambiental…”, dijo Correa.

En las jornadas se habló además de inmigración, de los refugiados, de la iniciativa Acampa, de las políticas sociales municipales (por los debates pasaron otros concejales y hasta el alcalde), de justicia universal y de medio ambiente. Los cooperantes en prácticas, de precario futuro, aprendieron cada martes a apreciar una cualidad para no caer en la desesperación en el mundo de la cooperación para erradicar la pobreza: afrontar cualquier problema desde la humildad del que conoce muy poco, casi nada, de ese agujero insondable de la humanidad.